miércoles, 5 de diciembre de 2012

La importancia de llamarse Ernesto...


Hola a todos. Espero que me sigáis perdonando porque últimamente no tengo nada más que libros y películas para reseñar, pero con eso de que tengo los exámenes a la vuelta de la esquina, lo único que hago es estudiar, y cuando llega la noche,  o me pongo a ver una película con mis padres o me pongo a leer, con lo que mi repertorio de cosas de las que hablaros está un poco reducido.

Así que ahora, sin más dilación, os traigo la reseña de una película que vi hace nada y que me encantó: La importancia de llamarse Ernesto, basada en la obra de Oscar Wilde escrita en 1895.


Esta comedia emplazada en la Inglaterra victoriana, tenía demasiados elementos que contaban a su favor para que me gustara, desde enredos y situaciones embarazosas, pasando por trajes que me encantan, hasta llegar a uno de los actores ingleses que se han hecho un huequito en mi corazón como es Colin Firth.

La historia, para aquel que no la conozca, trata sobre la vida de Jack Worthing, un respetable hombre de campo que oculta un pequeño secreto y es que, cuando se ve desalentado  y necesita alicientes que estimulen su vida, viaja a Londres donde se hace pasar por su inexistente hermano Ernesto, que representa la extravagancia que el propio Jack no posee.

No cuento más de la trama, porque si no le quito la gracia al asunto, pero sí que puedo opinar sin hacer spoiler de nada más. Lo cierto es que, hace años que quiero leerme esta obra de Oscar Wilde, pero aun no me he puesto a ello (lo sé, lo siento), sin embargo, cuando vi el cartel de la película, no me pude resistir por más tiempo, debido a las razones antes nombradas, y  una tarde de lluvia me senté con mi madre compartiendo manta y sillón a disfrutar de la misma. 


¡Y como disfrutamos! No paramos de reír ni un momento, y de extasiarnos con la misma, de manera tan grata que nada más terminar ya teníamos unas ganas locas de volver a verla.


No puedo decir si la adaptación respeta la novela, dado que, como ya he dicho, aun no he gozado del placer de leerla, pero tened por seguro que, el hecho de haber visto la película no ha disminuido ni un ápice mis ganas de disfrutar de la lectura, sino que, al contrario, ha incrementado mis ganas de una manera que no soy capaz ni de contar.

Espero que os entren ganas de disfrutar de esta magnífica película, y para aquel que como yo, aun no ha leído la obra, se una a mí, y busque pronto un momento para hincarle el diente a esta jugosa historia.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero, pronto,  volver a tener más material diferente con que venir a sorprenderos.

No hay comentarios: