lunes, 28 de octubre de 2013

Apartamento 23...

Feliz comienzo de semana a todos. Hoy ha sido un día un poco duro, corriendo de aquí para allá, con un dolor de rodilla espantoso, y casi sin tiempo ni de respirar… pero no quería faltar a mi cita de los lunes, y daros una nueva recomendación para disfrutar de la semana, y para ello, hoy vengo a hablaros sobre Apartamento 23 (Don´t Trust the Bitch in Apartment 23)


Cuando vi el anuncio de la serie, lo cierto es que no llamó mucho mi atención. Me parecía la típica comedia mal hablada, de chicas extrañas y deslenguadas, que van a lo suyo y pasan de respetar a los demás, sin embargo, y pese a que no estaba del todo equivocada, la serie merece muchísimo la pena.

En ella conocemos la vida de June, que tras mudarse a Nueva York, ve como todos sus planes de futuro se vienen abajo, y tiene que empezar de cero, junto a su nueva compañera de piso Chloe, que pese a parecer en un primer momento, la compañera ideal, irá descubriendo que en realidad es una chica extraña, deslenguada, que va a lo suyo y pasa de respetar a los demás.

La serie tiene muchísimos golpes, desde la cabecera de la misma, hasta las extrañas motivaciones de Chloe, pero sin embargo, uno de los mayores puntos de la misma, para mí, es el hecho de ver a James Van Der Beek (más conocido como Dawson, de Dawson Crece), interpretándose a sí mismo (en una versión ficticia y distorsionada), que trata de triunfar en el mundo del espectáculo, por algo más que ser Dawson.  
    
Y como era de esperar, esta es otra serie que me engancha, y automáticamente se ve cancelada. Esta por lo menos, ha durado dos temporadas, y es que lo que tienen ahora los productores de las cadenas es que si una serie no consigue unos índices de audiencia que compitan con Friends, no merece la pena, y es automáticamente cancelada, sin darle tiempo a acertares y ganarse un público.


Pese a ello, es muy recomendable, y os invito a verla y reíros con las locuras de Chloe, James y en alguna que otra ocasión, también con las de June.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, con ganas de que por una vez, le den una oportunidad de verdad a una buena serie…

viernes, 25 de octubre de 2013

I·O·N...

Espero que estéis preparados para disfrutar del fin de semana. Yo espero empezarlo tan bien como he terminado la semana, la verdad. Pero antes de disfrutar del finde como se merece, aquí vengo con una reseña para acabar la semana.


Hoy creo que voy a hablaros sobre un manga que leí hace nada, llamado I·O·N, de Arina Tanemura. Este tomo único, cuenta la historia de Ion Tsuburagi, una joven dicharachosa, que sueña con enamorarse de un joven que luche por cumplir sus sueños, mientras trata de huir del delegado de curso, que la persigue incansablemente. Hasta aquí es una historia de lo más normal en un shojo, pero, si ya le añadimos poderes psíquicos, la cosa comienza a cambiar.


Aunque empecé a leerme la historia con mucho interés, poco después de pasar las diez primera páginas, la cosa empezó a parecerme aburrida, y un tanto predecible. Vamos, a ver, era predecible como cualquier shojo que se precie, en eso de que, la chica va a intentar conseguir al chico, que pasará en un principio de ella, pero es que hasta las partes de los poderes me parecían aburridas. No sé, se ve que no es mi tipo de manga, para nada.

Y es que Ion tiene un secreto que ni ella misma conoce, pero que es prácticamente conocido por todos, incluido el lector, desde el minuto cero, y eso que la autora no lo dice abiertamente.

Lo único que me ha gustado realmente del manga ha sido el personaje del incansable delegado de curso y su inseparable compañero, que me hicieron reír cada vez que aparecían en escena.

Siento que la reseña de final de semana, no sea tan fantástica como me habría gustado, pero es lo que suele pasar, unas veces leemos cosas maravillosas, y otras veces, tenemos que conformarnos con una historia medio pasable.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, deseando comenzar a disfrutar del fin de semana. 

lunes, 21 de octubre de 2013

Marca de Nacimiento...

Antes que nada, quiero disculparme por mi ausencia de la semana pasada. Empecé la semana liada a más no poder, y la terminé con un ataque de migraña de los que hacen historia. Espero que sepáis entender mi ausencia, y la perdonéis.

Ahora, y sin más dilación, os traigo una gran reseña. Una reseña no solo grande, sino de un gran libro, que digo de un gran libro, de un gran comienzo de trilogía. Hoy vengo a hablaros sobre Marca de Nacimiento.

Compre este libro porque me llamo la atención tanto su portada como su sinopsis, y he de decir que es una de las mejores compras que he hecho en mucho tiempo. Para que poco a poco vayáis entendiendo el porqué de mi fanatismo por esta trilogía, os tengo que poner en materia, y ¿qué mejor manera que mostraros las dos cosas que me enamoraron?

Gaia suele dejarse caer el pelo sobre el lado izquierdo de la cara, pero de poco sirve: la mayoría conoce a la hija de Bonnie y Jasper, la de la cara quemada. Por ello, cuando se acerca por primera vez con un bebé a los muros del Enclave no le sorprende que la reconozcan. Lo que no imagina es que en aquel momento comienza su mayor desafío, y que de su coraje depende la vida de sus padres y la suya propia…

Si, sé que puede que no os llame demasiado, pero a mi, esto, más su preciosa portada, hicieron que lo quisiera, y lo comprara sobre la marcha, y creo que ha sido una decisión acertadísima.

La historia que aquí se nos presenta, es la de un mundo que ha pasado por una catástrofe natural, cuyo resultado no ha sido otro que el de que la sociedad que aun se mantiene en pie, se haya dividido en dos castas: los que viven dentro del Enclave y los que viven fuera. Estos que viven fuera, una vez al mes, han de “ascender” a los tres primeros niños que nazcan en cada uno de los sectores, para que vayan a vivir con familias del interior del Enclave. Para algunos, esto es una bendición, porque saben que sus hijos van a acabar viviendo una vida cómoda en el interior del muro, pero para otros, es un suplicio saber que no podrás volver a ver a uno de tus hijos. Gaia, al igual que su madre, es comadrona, y es la encargada no solo de atender los partos, sino de ascender a estos bebés.


He de deciros, que la portada que a mi me enamoró fue la de arriba, que es la del Circulo de Lectores. Aunque, la de la edición Everest, también es muy bonita, la verdad.

Pero la tranquila vida en esta comunidad, comenzará a truncarse cuando Gaia “despierte” y comience a plantearse el porqué de ciertas cosas, el porqué de ciertas acciones.

La historia me ha parecido tremendamente entretenida. Gaia, que al principio del libro, me parece un poco tonta por hacer siempre lo que le ordenan, y no plantearse nunca nada, va poco a poco desarrollándose y creciendo, para empezar poco a poco a formar sus propios pensamientos y tener sus opiniones al respecto.

Por otra parte, tenemos a Leon Grey, un sargento de la guardia del Enclave, que trastocará aun más el mundo de Gaia. Un mundo, donde todos se fijan en ella por la horrible cicatriz que desfigura el lado izquierdo de su cara, pero en el que a Leon, lo menos que le interesa de Gaia es precisamente esa cicatriz.

Es una historia de intriga, que te mantiene en desvelo desde la primera hasta la última página, y que nada más terminar, ya deseas tener el siguiente volumen en tus manos, para poder seguir al lado de Gaia su trepidante historia.

No solo tremendamente recomendable, sino más aun, os invito a todos, a disfrutar de esta historia.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde Gaia y Leon ya se han ganado un sitio en mi corazón. 

viernes, 11 de octubre de 2013

Star Trek: En la Oscuridad...

Buenas noches y prospero fin de semana. Se termina este viernes, y comienza así un fin de semana, con festivo y todo, y yo para que lo empecéis con buen pie, os traigo la reseña de una película de lo más friki: Star Trek: En la Oscuridad.


He de confesaros, antes que nada, que no soy una trekkie, y lo sé, más que nada, porque he intentado más de una vez ver las películas y la serie antiguas, y no he sido capaz, siempre me aburro y termino poniendo mi atención en otra cosa. Sin embargo, un día, en casa, mi padre puso Star Trek (2009), y esta sí que logró mantenerme sentada en el sillón. Y no solo eso, me gustó bastante, así que, cuando estrenaron este año la nueva entrega, yo quería verla si o si, y creo que es una de las mejores decisiones que he tomado, porque disfruté de la película muchísimo, y ya estoy deseando que saquen la próxima.

En estas nuevas películas, lo que se ha intentado es darle un inicio a la saga enseñando un poco cuales fueron esas primeras aventuras del Capitán Kirk y Spock, y su nave la Enterprise.


Como ya he dicho, no soy una trekkie, y no conozco prácticamente nada sobre este fantástico universo, así que poco puedo comentar de él antes de estas nuevas entregas. Sin embargo, sí que puedo hablar de esta última película, y de ella solo puedo decir maravillas. No solo me ha gustado, sino que me ha encantado, desde el principio al fin.

He disfrutado tanto con la historia como con la estética, y en mi opinión la utilización de efectos especiales y decorados, ha estado de lo más equilibrada, creando una simbiosis de lo más perfecta.

He de confesar que ahora siento un nuevo interés por esta serie, y es más que probable que le dé una oportunidad y me ponga a verla pronto… a ver si soy capaz de aguantar sentada hasta llegar a engancharme.

Espero que los trekkies me perdonen, por ser una total inculta en este tema, y me gustaría conocer la opinión de alguno, que me pueda comentar que piensa sobre estas nuevas películas. Quiero saber si están a la altura de las anteriores películas y de la serie original.


Un saludo a todos desde mí Mundo Mundano, donde hoy, las estrellas están más presentes que nunca. 

lunes, 7 de octubre de 2013

Peter Pan...

Todo aquel que me conozca un poquito, sabe que tengo una pequeña y muy controlada obsesión con Peter Pan, así que no era de extrañar el hecho de que, cuando vi el comic de Regis Loisel en la librería, sabía que tenía que ser mío. Y así lo fue, hace unos cuantos años, me lo regalaron, pero no ha sido hasta hace un par de días que finalmente lo he cogido de la estantería, y puedo decir, al final, que es toda una delicia de comic.

No tenemos que ir a él pensando en que vamos a encontrar la historia que todos conocemos de Disney, ni si quiera podemos ir con la mente puesta en lo que J. M. Barrie nos relato en su obra de teatro y en su posterior novela. Tenemos que acudir a esta lectura con la mente abierta, y pensar que esta historia, este comienzo, bien podría ser real.

En esta ocasión, Loisel ha jugado un poco con el Londres de la época, para mostrarnos dos historias de forma paralela, que en principio nada tienen en común, pero que sin darte cuenta, a medida que pasas las páginas, vas viendo que tienen más y más sentido, y que los hechos ahí relatados, bien podrían ser, todos y cada uno, ciertos.


Nos encontramos con un nuevo inicio. Uno que nos muestra el porqué de las obsesiones y rarezas de Peter . Uno en el que vemos que es lo que se esconde tras el capitán Garfio. Un inicio que nos muestra que no todo es tan encantados como nos lo pintaba Disney, ni tan enigmático como lo describía Barrie.

Además, como un aliciente más, aparte de una extraordinaria historia, nos encontramos con el encantador y sorprendente dibujo, que me ha parecido realmente hermoso, y que no dudaría en recomendar a cualquiera. Le da una vida tan magnífica a todo, que sorprende, desde los personajes, hasta el Londres de la época y el País de Nunca Jamás.


He de reconocer que, aunque comencé la lectura con cierto temor, la acabé totalmente maravillada de esta magnífica obra de arte, de uno de los grandes amores de mi vida, Peter Pan.

En esta ocasión no solo os la recomiendo, sino que de verdad que deseo que os leáis esta obra, y la disfrutéis tanto como la he disfrutado yo.



Un saludo desde mí Mundo Mundano, que esta semana, más que nunca, se encuentra situado en la segunda estrella a la derecha. 

sábado, 5 de octubre de 2013

La Trilogía Steampunk...

Muy buenas a todos. Hoy llego con un poco de gripe y algo de malestar general, pero llego, a fin de cuentas, para hablaros un poco sobre un libro que compré con mucha ilusión y a medida que pasaba las páginas, me iba decepcionando más y más.  El libro en cuestión es La Trilogía Steampunk de Paul di Filipo.

Para aquellos que aun no lo sepan, he de confesar que soy una apasionada del mundo Steampunk (y para aquel que no sepa que es el steampunk, pongo aquí el enlace para que le eche un ojo, aunque a muy grandes rasgos sería mesclar el Londres Victoriano con la tecnología a vapor) , así que cuando encontré este libro sobre relatos Steampunk, decidí que tenía que ser mío.

Que decepción tan grande me llevé cuando me di cuenta de que Paul di Filipo no es, para nada, del tipo de escritores que puede entrar en mi corazón para hacerse un hueco ahí con su maravillosa prosa.

Las tres historias de que se compone el libro, nada tienen que ver con mi ideal de steampunk, y aunque es cierto que encontramos rasgos característicos de este tipo de literatura de ciencia ficción, no llegan a alcanzar, para nada, el nivel esperado. Aquí más que inventos estrambóticos, encontramos mutación genética (y no de las mejores que he leído, por cierto), y todo está teñido de un aire un poco promiscuo, cuando no menos que “asqueroso”, sin nada de erótico (que es lo que yo supongo que pretendía el autor).


Ninguna de las tres historias consiguió en ningún momento cautivarme ni engancharme, y lo que tendría que haber sido una lectura rápida, ya que son apenas tres relatos que suman nada más que 248 páginas, consiguió que se alargara hasta límites insospechados, y que únicamente acabara con su lectura por pura testarudez mía, de no dejar un libro sin acabar.


Leyendo por la red un poco sobre este escritor, se ve que está muy bien considerado por los círculos de la ciencia ficción, y no sé si será cosa mía, con eso de que yo no soy muy amiga de este género, o porque simplemente no es para nada mi estilo, pero lo que es a mí, no me ha impresionado nada, y creo que retendré su nombre en mi memoria, más que nada para no volver a llevarme al error de volver a adquirir un libro de él, porque no creo que pueda aguantar ni la primera página.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde el steampunk seguirá muy presente, pero Paul di Filipo no lo estará.