lunes, 28 de abril de 2014

Calor desnudo...

Muy buenas a todos. Empezamos la semana con ánimos y ganas renovadas (sobre todo porque la semana pasada fue corta, y porque esta tenemos un festivo de por medio), y cogemos con ganas y energía el arranque de esta nueva semana, la última de este mes de abril.
 
Para empezarla bien, bien, como se merece, lo mejor creo que es venir con una buena reseña literaria, que haga que nos entre el gusanillo ese de ponernos a leer un buen libro, y creo que tengo el libro ideal para empezar la semanita: Calor desnudo, segunda parte de la saga de Nikki Heat, los libros escritos por el escritor ficticio Richard Castle.
Cuando la columnista de cotilleos más despiadada de Nueva York, Cassidy Towne aparece muerta, Heat descubre toda una galería de posibles sospechosos, y todos tienen motivos de peso para haber asesinado a la más temida destapadora de escándalos de Manhattan.
Todo se complica para Nikki cuando aparece Jameson Rook, con el cual aún no se siente cómoda, después de su reciente separación y cuya implicación en el caso los obligará a formar equipo una vez más. Las cosas aun no resueltas y dichas de su conflictivo romance y la creciente tensión sexual llena completamente el aire, que, junto con el olor asfixiante de la basura que se acumula en las calles, por culpa de una huelga, harán que el relato te atrape completamente, y sientas en tus propias carnes cada una de las sensaciones que vive la propia Nikki.
Si cuando leí Ola de calor “flipe”, con lo bueno que era, con Calor desnudo la cosa no puede sino mejorar. La escritura te atrapa completamente, y la trama hace que no puedas dejar el libro ni por un segundo, para seguir cada uno de los pasos de Nikki para resolver no solamente su caso, sino sus propios conflictos amorosos.

Calor desnudo es una completa trama, de traición, misterio e intriga, que te hace mantenerte completamente atenta a cada una de las pistas que Nikki y Rook van encontrando, para hacerlas encajar a la perfección en este rompecabezas, hasta descubrir quién está detrás de este crimen, y porque motivos iba a querer nadie matar a Cassidy Towne.
Creo que, el escritor, (o los escritores, porque no estoy muy segura de sí es solo uno, o son barios) que están detrás del apellido Castle, lo están haciendo rematadamente bien. Poco a poco han ido creando unos personajes que, aunque se asemejan un poco a los creados para la serie de televisión, en mi cabeza, van teniendo vida propia, y nada tienen que ver finalmente con los otros. Para mi Nikki, Rook o los propios Roach han comenzado a tener una apariencia diferente, con sus propias características y manera de ser, semejantes a los personajes de la tele, pero a fin de cuenta distinta.
Además, la escritura me parece fresca y ágil, haciendo que todo fluya completamente, enganchándote desde la primera línea, y dejándote con ganas de más, nada más cierras sus páginas.
Creo que no solo merece la pena, sino que de verdad, es una lectura genial, que se puede disfrutar mucho más ahora que llega el buen tiempo, y te puedes sentar al sol mientras notas el calor que emana de las páginas del propio libro.
 
Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde ya estoy deseando volver a este mundo que tan bien han sabido crear los hombres y/o mujeres que se esconden tras el nombre de Richard Castle.
 

viernes, 25 de abril de 2014

Historia de una vecindario...

Muy buenas a todos. Espero que ya tengáis las cosas preparadas para disfrutar de este magnífico fin de semana que se plantea (por lo menos por aquí parece que el buen tiempo por fin está presente), y que, primero que nada, perdonéis mi ausencia del pasado lunes, pero es que, entre unos problemillas con el tema informático, así como una vuelta al curro movidita, me hicieron imposible el pasarme por aquí. Y segundo, felicitaros a todos (un poco tarde), por el día del libro, una festividad que todo bloger del mundo literario, ha de celebrar por todo lo alto (yo lo hice comprándome dos libritos maravillosos XD)
 
Sin embargo, hoy vengo dispuesta a resarcirme y por eso os tengo preparada una gran actualización… es más, no solo es una gran actualización, sino que es una gran recomendación, que espero que os enamore como ha hecho conmigo. Hoy vengo a hablaros sobre un manga de Ai Yazawa, que es una pura delicia: hoy vengo a hablaros sobre Historia de un vecindario.
 
 
Hace ya bastante tiempo, os hable de un manga llamado Paradise Kiss ¿verdad?, pues Historia de un vecindario es su “primera parte”, y digo ”primera parte”, así, entre comillas, porque en realidad, no es que sea la primera parte de nada, ya que son historias completamente independientes, que pueden leerse sin ningún tipo de continuidad, ni nada de eso, porque son historias independientes, con personajes diferentes, pero, sería considerada una primera parte, porque Historia de un vecindario es la historia de Mikako Kôda y Tsutomu Yamaguchi, y estos dos personajes aparecen en Paradise Kiss, ya que MIkako es la hermana de Miwako, una de las coprotagonistas de Paradise Kiss, así como un par de personajes de Paradise también son hijos de protagonistas de Historia, con lo que, sigue una especia de continuidad, que hace que no solo me haya encantado, sino que sobre la marcha, terminé el cuarto tomo, y cogí de nuevo Paradise para continuar, como si de una sola historia se tratara.
 

Este manga, de cuatro tomos, es una de las primeras obras de Ai Yazawa, que, a su vez, tiene algunos guiños a su anterior manga, No soy un ángel (próxima historia que me quiero leer de ella) una cosa que me encanta de ella, ya que, al hacer esa especie de guiños, haciendo apariciones de personajes de otros mangas, o nombrándolos, te hace no solo conocer a personajes que no conocías, o acordarte de personajes de otras historias, y sobre todo, crea una especia de continuidad temporal, haciendo que sus historias parezcan que transcurren durante una época real, como un todo que ocurre en diferentes puntos.
Historia de un vecindario, nos va narrando el día a día de Mikako Kôda, una joven que estudia en el instituto Yaza (igual que hará su hermana Miwako en Paradise Kiss), moda y que quiere llegar a ser una diseñadora famosa. Pero no solo nos cuenta su carrera hacia el éxito, sino también las relaciones y las personas de las que se rodea, y como, casi sin darse cuenta, va surgiendo el amor en su vida, de la mano de Tsutomu, su vecino y mejor amigo de la infancia.
La historia de este vecindario es como la vida misma. Nos muestra las relaciones de todas y cada una de las personas que rodean a nuestra protagonista, y sobre todo, el cómo esta va madurando lentamente, y como va teniendo que afrontar los retos que le plantea la vida para poder alcanzar su sueño.
Me encantan este tipo de historias. Ai Yazawa tiene una relación muy especial con todo este tipo de gente que tratan de alcanzar el sueño de ser famoso (ya sea por medio de diseñadores, fotógrafos, cantantes, mangakas…), y de cómo triunfar en este mundo, no es una cosa fácil, sino que supone mucho esfuerzo, sacrificio, y en ocasiones hasta mucho sufrimiento. Gracias a Yazawa he ido descubriendo cosas, viendo desde diferentes puntos de vista estos  mundos que tan glamurosos parecen, pero que tiene su aquello que no los hace relucir siempre, sino que también vemos la parte de trabajo y dolor que puede estar detrás de conseguir el triunfo.
 

Creo que Historia de un vecindario ha sido realmente genial (casi tanto como Paradise Kiss o Nana), y recomiendo a todo aquel que aún no lo haya hecho, que disfrute de la lectura de este magnífico manga, así como de los otros que he nombrado, porque Ai Yazawa bien merece la pena (aunque estoy un poquito cabreada con ella, porque eso de que aún no ha retomado Nana, después de superar su enfermedad).
 
Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde, este fin de semana, Mikako y Tsutomu aún me están acompañando junto con George, Caroline, Miwako, Arashi e Isabella, y su maravilloso Parakiss.  

viernes, 18 de abril de 2014

Capitán América. El Soldado del Invierno...

Muy buenas a todos. Llega el fin de semana, y hoy viernes, lo mejor que podéis hacer es plantearos si queréis ir al cine y disfrutar de una buena película. Así que, ya que estamos en ello, yo os dejo una recomendación. Hoy os hablo sobre Capitán América. El Soldado del Invierno.


Tras los acontecimientos acaecidos en Nueva York con LosVengadores, Steve Rogers, alias Capitán América, vive tranquilamente en Washington DC, intentando adaptarse al mundo moderno. Sin embargo, tras el ataque a Nick Fury, Steve se verá envuelto en una trama de intrigas que representan una amenaza no solo para S.H.I.E.L.D, sino para el mundo entero. Junto a la Viuda Negra y a Falcon, tratarán de desenmascarar a los conspiradores, y enfrentarse a un enemigo extraordinario, llamado el Soldado del Invierno.



Lo primero que tenéis que saber es que, no sé por qué, le he cogido un especial cariño al Capitán América, convirtiéndose en uno de esos superhéroes que me gustan enormemente, y que fui a ver la nueva película con una ilusión y unas ganas enormes… así que, cuando terminó, me sentí un poco defraudada, no porque sea mala, que no lo es, sino porque, a ratos, me aburrí un poco, y se me hizo un pelín larga y pesada.

A ver, la historia está bien, y los chascarrillos, típicos de las películas de superhéroes, que tanto le gusta añadir a la Marvel en los últimos tiempos, no estaban del todo mal, pero no sé, había algo que hacía que todo transcurriera demasiado lento para mi gusto. Creo que recurrían demasiado al tema de que el pobre Capi está solo, porque todos sus amigos y conocidos están muertos, y que el pobre está solo en este nuevo mundo.

Me gusta mucho la nueva relación entre el Capitán y la Viuda. Me parece genial el hecho de que sean amigos, y que no traten de llevarlo al campo del romanticismo, sino que sean amigos, tal cual… y que como amigos que son, hablen de todos los temas, incluidas las posibles citas del Capi.

Tengo una queja de las grandes, pero que nada tiene que ver con los creadores de la cinta, sino con los estúpidos encargados de traducir la misma al español, y “adaptarla” a nuestra corta mentalidad, que por lo visto, según su opinión, no podemos ser capaces de ver una lista con personajes, películas y cosas típicamente estadounidenses, y tenemos que traducir dicha lista, y hacer una chapuza, poniendo cosas que sabemos, a ciencia cierta, que ni de coña le van a gustar a un americano (y menos aún a uno que se hace llamar Capitán América), porque, en serio… toda vía el tema de Nadal puede que pase desapercibido, pero lo de lo de Héroes del Silencio y Camilo José Cela… a quién queremos engañar… yo soy española,  y ni escucho a Héroes del Silencio, ni leo a Camilo José Cela. Señores distribuidores, el hecho de que los españoles no conozcamos una serie de referencias a personajes, películas o comida (que lo de los Chupa Chups también canta un huevo), no nos da derecho a cambiarlo. Si no entendemos la gracia, nos jodemos, y punto, pero no hagan chapuzas como estas, que no hacen ni puñetera gracia.



 Bueno, en definitiva: la película no está mal, pero tampoco es lo mejor que se ha hecho sobre superhéores (aunque tampoco es lo peor, que yo aún recuerdo Daredevil). Hubiese agradecido que se eliminaran un par de cosas, y que la trama no hubiese recurrido tanto a la intriga (que total, no es que fuera demasiado difícil descubrir quién estaba detrás de todo), y si un poco más a la acción (que no me refiero únicamente a las explosiones y disparos).

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde, pese a todo esto, sigo creyendo que el Capitán América es un gran superhéroe. 

lunes, 14 de abril de 2014

Canción de hielo y fuego III. Tormenta de espadas...

Muy buenas a todos. Bienvenidos a la semana más corta del mes. Esta semana tendremos un poco de tiempo de descanso, gracias a esos dos días libres que tendremos a final de semana.

Sin embargo, y antes de que lleguen esos ansiados días de relax, volvemos a estar a lunes, y vuelve a ser el momento de ponerme ante el ordenador a escribir una nueva reseña. Hoy volvemos al mundo de los libros, y para ello, nos vestimos de gala, porque así lo merece esta magnífica saga y para ponernos a la altura de estos magníficos libros, respiramos hondo, y nos metemos en faena con la banda sonora de la serie de televisión que se basa en estos mágicos libros. Estoy hablando de Canción de Hielo y Fuego III. Tormenta de espadas.


 Cuando empecé a leerme estos libros, no esperaba, para nada, que fueran capaces de engancharme como lo han hecho. Cada vez que me paro a escribiros sobre estos libros, me doy cuenta de que me tienen completamente absorta y enganchada de una manera que solo ha conseguido hacer HP.


En Tormenta de Espadas va a ocurrir un suceso que lo cambiará todo. Algo que llevará a cada uno de los personajes a actuar de una manera que estoy segura que traerá muchísimas consecuencias. Estamos junto en el ecuador de la saga, y es aquí donde se van a decidir los caminos de nuestros protagonistas, tanto de los héroes como de los villanos.

Canción de hielo y fuego nos ha ido mostrando a los personajes que tanto amamos y a los que tanto odiamos, y ahora, en Tormenta de Espadas, nos damos cuenta de que no todos son lo que parecen (aunque muchos sí que han sido eso que han mostrado desde el principio), y que poco a poco, nos vamos a ir encariñando de personajes que no pensábamos que nos gustasen.

George R.R. Martin consigue que, hasta esos personajes malos, esos a los que odiaste nada más leer su nombre, se metan en tu mente, y permanezcan allí hasta cuando ya no están… y siempre encuentra alguien a quien puedas odiar aun más, para que así, ya no eches de menos a nadie, sino que pienses cuando va a ocurrir la próxima muerte.


Creo que Martin a creado un mundo perfecto, dentro de lo imperfecto, y no es solo una manera de engancharte completamente a la historia, sino que hace que la profundices de tal manera, que se te mente la historia dentro, y te hace pensar que Canción de hielo y fuego es un mundo magnífico, y que bien merece la pena pasar tus horas leyendo esta historia.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero que todos los que aun no disfrutáis de esta maravilla, os pongáis a leerla ya mismo, como locos. 

viernes, 11 de abril de 2014

Monk...

Muy buenas a todos. Ya volvemos a estar en viernes, y de nuevo, se plantea frente a mí un maravilloso fin de semana. Espero que todos tengáis grandes planes para disfrutar del finde, y si no, aquí, como siempre, va una sugerencia para esas horas en las que aun no tengáis nada planeado.

La sugerencia de hoy tiene que ver con una serie que vi ya hace tiempo, pero que aun así, aun hoy cuando veo algún capítulo, una sonrisa acude a mi rostro, y me hace disfrutar de ellos como el primer día que los vi. Os hablo de la serie Monk.


Adrian Monk padece un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y muchísimas manías, que hacen de él un hombre un tanto difícil de tratar. Sin embargo, Monk es un brillante detective de homicidios, que trabaja como asesor para el departamento de policía de San Francisco, ya que, cuando su esposa Trudy falleció en un atentado, Adrian se quedó catatónico, y dejó el trabajo en la policía. Con la ayuda de la enfermera Sharona, Monk se enfrenta al día a día, con su trastorno, y ayuda al capitán Leland y al teniente Randy a resolver los casos especialmente difíciles.


Esta serie me gustó enormemente porque mescla dos cosas que me encantan: la comedia y las historias policiacas (un poco como Castle). Cada vez que veía aparecer a Adrian Monk en pantalla sabía que iba a pasar un buen rato, y no solo porque tuviese que prestar mucha atención a los detalles que usa el propio detective para ir resolviendo los casos, sino porque lo que lo rodea, y su propio TOC, hace que se vayan proporcionando sin querer, una serie de situaciones que te hacen desternillarte de risa.

Además, otra cosa que me proporcionó ver esta serie fue el hecho de conocer mejor este tipo de trastorno, que, aunque en la serie se explota de manera cómica, si que te hace pensar lo difícil que lo tiene la gente que lo sufre, porque aunque aquí te lo muestran de manera simpática, en realidad, te hace pensar en lo difícil que sería convivir con ese tipo de enfermedad, tanto a uno mismo, como a las personas que rodean a la gente que padece este tipo de problema.

Sin embargo, y a groso modo, he de decir que esta serie fue un gran descubrimiento en su momento, y que de verdad merece la pena el verla, porque desde el primer al último capítulo (son ocho temporadas), la serie te engancha y te entran ganas de seguirla, tanto por la trama principal (centrada en tratar de encontrar al asesino de Trudy), como por los casos que van transcurriendo en cada episodio, es genial ver cada uno de los episodios.

Espero que después de leer esto, os entren ganas de poneros a verla, a todos aquellos que aun no han disfrutado de esta magnífica joya de las series de televisión.



Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero poder seguir disfrutando de series tan buenas como esta, durante muchos años. 

lunes, 7 de abril de 2014

Spicy Pink...

Muy buenos días a todos. Volvemos a estar en lunes y volvemos a actualizar el blog, con las mimas ganas de siempre, por compartir mis gustos literarios, cinéfilos y demás, con el resto de lectores, cinéfilos y demás XD. 

Hoy, por eso de ser lunes, os vengo con algo de leer… pero también de disfrutar visualmente de sus dibujos. Hoy vengo a hablaros sobre una manga cortitos (de tan solo dos tomos), de mi mangaka favorita, que como no podía ser de otra manera, no es otra que Wataru Yoshizum. Hoy os vengo a hablar sobre Spicy Pink.


Sakura es una dibujante de shôjo (para los que no seáis entendidos en esto, el shôjo es el manga para chicas, con historias románticas, orientadas hacia el público juvenil femenino), de 26 años, que apenas tiene tiempo para las relaciones personales. Obligada por su amiga Misano, otra mangaka, Sakura acaba asistiendo a una cita en grupo (goukon), donde conoce a una cirujano plástico llamado Koreeda, algo grosero y maleducado, con el que, sin embargo, y debido a diferentes encuentros no programados, empieza a salir casi sin darse cuenta.

Por fin he leído todas las obras de Wataru que se han publicado en español, y he de decir que esta, aunque me ha gustado mucho, no ha terminado de enamorarme como otras obras de la autora, que tengo siempre presentes (como Marmalade Boy y Somos chicos de menta, por poner solo unos ejemplos). 

A ver, no me malinterpretéis. La historia de Sakura me ha gustado muchísimo. Me ha gustado que por una vez, la historia no esté centrada en un instituto, sino que las cosas sean un poco más adultas. Me ha encantado Koreeda, que pese a su forma de ser, te gana poco a poco, igual que en la historia se va ganando a Sakura, y cuando te das cuenta, estás completamente enamorada de él. El dibujo me ha parecido tan maravilloso como siempre, unas imágenes que te incitan a seguir con la lectura, solo para disfrutar de la forma maravillosa en la que están dibujados cada personaje y cada paisaje. Además, me ha gustado muchísimo el hecho de que la historia sea la de una mangaka, porque así, Wataru ha ido explicando cómo es un poco ese mundillo. Conocer como se realiza esta tarea tan difícil que es crear no solo la historia, sino también como los plazos se te echan encima, y si no tienes cuidado, te quedas sin vida, absorbida por el trabajo de crear una historia para que otros la disfruten… 


Pero pese a todas esas cosas maravillosas, me he quedado con un poco de ganas de más. Creo que Wataru podía haber exprimido mucho más esta historia, y que el final de la misma es un poco atropellado, tratando de cerrar muchos hilos en unas pocas páginas, para que todo cuadre, y llegar al final, pero que podía haber sido mejor explotado. 

Como ya he dicho, tanto el dibujo como los personajes me han encantado (así como sus historias y su forma de ser). Sobre todo, me ha gustado muchísimo Sakura, que es una chica joven, en el mundo adulto, pero que aun posee esa inocencia característica de las protagonistas de Wataru, que terminan provocando situaciones inmensamente cómicas. Sin embargo, igual que pasa con el final, que me ha parecido muy rápido, creo que existen alguna de esas situaciones cómicas, que si, están muy bien, y me hicieron reír mucho, pero me dejan con un mal sabor de boca, ya que veo que, para ser una historia orientada ya no a un público juvenil, sino adulto, y que falta un poco más de “acción” y menos “risas”, en algunas partes concretas. 



Sin embargo, y pese a lo que pueda parecer, la historia me ha encantado, y me quedo con ella como una de esas buenas obras de Wataru, que no me importa volver a leer una y mil veces. 

Espero que, gracias a estas pequeñas reseñas, otros descubran las maravillas de Wataru, y se enamoren de esta mangaka tanto como lo estoy yo.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde ya estoy esperando con impaciencia, una nueva obra de esta magnífica autora. 

viernes, 4 de abril de 2014

Una cuestión de tiempo...

Muy buenas a todos. Comienza el fin de semana, y no podía faltar a mi cita de los viernes para daros una buena recomendación para estos días. En este caso, la recomendación va sobre cine, así que, preparaos un buen cuenco de cotufas (palomitas, para los que no lo entiendan XD), y preparaos para disfrutar de una buena sesión de cine. Hoy vengo a hablaros sobre Una cuestión de tiempo.


A la edad de 21 años, Tim Lake descubre que puede viajar en el tiempo. Después de otra insatisfactoria fiesta de año nuevo, el padre de Tim le dice a su hijo que los hombres de su familia siempre han tenido la capacidad de viajar en el tiempo. Tim no puede cambar la historia, pero sí que puede cambiar lo que le sucede y ha sucedido en su vida. Tras trasladarse a Londres, Tim conoce a Mary, de la que se enamora perdidamente, pero, un desafortunado viaje temporal borrará el maravilloso momento en el que se conocieron. Así que Tim propicia “primeras citas” una y otra vez para volver a conquistarla.


Cuando leí la sinopsis pensé que me iba a encontrar con una película sobre eso: un chico que “la caga” en un viaje en el tiempo, y estropea lo mejor que le ha pasado en la vida, y luego se pasa el resto de la cinta tratando de arreglarlo, viajando en el tiempo, para poder volver a conquistar al amor de su vida. Pero me equivocaba. Cuando me puse a ver la película descubría que es una historia de la vida. Una manera de ver como se desarrollan los acontecimientos de la vida de Tim, y que te muestra que, por mucho que puedas cambiar algunas cosas de tu pasado (en el caso de Tim, gracias a los viajes en el tiempo), las cosas no siempre pueden cambiarse, hay cosas que no se pueden alterar, y la vida tiene que trascurrir hacia delante, sin que nos estemos arrepintiendo cada minuto de nuestra vida, de cómo vivimos los momentos pasados.



En cuanto terminé de ver la película, ya quería volver a ponerla para verla de nuevo, porque la historia a la que al final me enfrenté es mucho mejor de las expectativas que me había creado. Es una historia que tiene de todo: risas, amor, drama y viajes en el tiempo… ¡que más se puede pedir!

Creo que a todos los romanticones como yo, esos a los que les gustaron películas como Notting Hill o Love Actually (del mismo escritor que esta magnífica historia), le va a encantar esta nueva incursión en el mundo del amor, de la vida, y del tiempo…

Espero que os animéis y veáis la película, porque estoy segura de que no os vais a arrepentir nada de nada, y no será de esos momentos en los que te apetece retroceder en el tiempo, y decidir no verla XD.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde Tim y Mary se han ganado un lugar muy grande donde habitar para siempre.