sábado, 30 de enero de 2010

Gilmore girls...

Anteayer llegó a la tienda, finalmente el último de mis regalos de cumpleaños: el Pack de las siete temporadas de las Chicas Gilmore (Gilmore Girls), aunque por no se que oferta que tenían en el Corte Ingles, no solo me lleve el pack, sino que también, por el mismo precio, salí de allí con las películas de Titanic (edición doble: El hundimiento del Titanic, y Titanic de James Cameron), Los mundos de Coraline, Watchmen, Stardust y Miss Potter.

Y como era de esperar, dado que mi periodo de exámenes terminó y aun tengo un par de días de holidays antes de que comience el segundo cuatrimestre, fue el día perfecto para que se hiciera el Gilmore Day. Así que mi madre y yo nos apoltronamos en el sillón de casa, y nos pusimos la primera temporada.

De doce del medio día a una de la madrugada pasamos doce de las horas más fantásticas que se pudieran compartir madre hija.

¿Qué por que me gusta tanto esta serie? Lo cierto es que no lo sé.

Stars Hollow, Connecticut, es un pueblo ficticio de Nueva Inglaterra, que me resulta tan tremendamente fascinante que no sé por que aun no me he ido a vivir allí. A lo mejor, el hecho de que no exista es lo que me hace quedarme en casita, cómodamente, y ver en la televisión a las fantásticas y locas Lorelai y Rory Gilmore. Las continúas referencias culturales a la música rock y pop, el cine, y la literatura, son una de las cosas que más me llaman la atención, y me hacen pasar horas y horas pegadas al sillón.


Para mi es una de las mejores series desde hace muchos años. Una de esas que no he dejado colgadas a la mitad, al cansarme de que se enredaran las cosas y no pudiese vislumbrar el final. Para mi es una de esas series que eran necesarias en mi colección, como Friends o Life, de esas series que me encantaría que no hubiesen terminado nunca.



Espero que aquellos que no la hayan visto, después de leer esto, le entren ganas de hacerlo, y aquellos que la vieron un poco y nos les termino de convencer, le den una segunda oportunidad si quieren, por que de verdad digo, que es fantástica.

Saludos y besos desde las tierras mundanas.

jueves, 28 de enero de 2010

C´est fini...

Hoy finalmente he dado por finalizados todos los exámenes que tenía que hacer este cuatrimestre, y como es natural en mí, en cuanto he salido por la puerta del aula he pensado: ya estamos en Carnavales.

No sé de qué me viene a mí ser tan carnavalera. Supongo que mi tía tiene mucho que ver en ello, pero lo cierto es que es así: aparte de muy friki, soy muy carnavalera.

Comienzan mis maravillosas Murgas, pero sobre todo, comienzan mis planes para ver de qué me voy a disfrazar este año.

Creo que me gustan tantísimo los carnavales solo por el hecho de que me puedo hacer un disfraz diferente cada año, y eso es algo que me encanta. Si pudiera, yo iría disfrazada o cosplayada todos los días del año.

Mi vida sería realmente fantástica si viviera en un Salón del Manga o del Comic continuo, la verdad.

Hoy, ya en la tienda para comprar las telas, me he decidido entre las tres posibilidades que tenía pensado. Uno de esos disfraces que siempre he querido hacerme, pero que aun trato de averiguar por que razón aun no lo he hecho. Y dado que la experiencia Disney del año pasado me encantó, este año me voy a hacer el disfraz de Alicia, ya sabéis, la del País de las Maravillas, y ya para el año que viene me hare alguno de los otros que tengo en la lista.

Prometo que en cuanto lo termine, pondré la foto del mismo para que lo podáis disfrutar.

Saludos y besos desde las tierras mundanas.

sábado, 23 de enero de 2010

ドラマ...

Bueno, sé que esto ya es lo más de lo más, pero no he podido evitarlo.

Por lo general yo no soy de las que veo Doramas, sin embargo, el otro día, buscando imágenes para la actualización anterior, encontré la fotografía del dorama de Marmalade Boy, y no sé por que razón decidí que tenía que verlo.


Creo que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, ya que además de reírme muchísimo con la interpretación de los actores taiwaneses que la realizaron, me he reido muchisimo más por el hecho de que no lo he encontrado completo en taiwanés subtitulado, sino que lo he tenido que ver casi todo doblado en latino, con lo cual las risas han sido el doble.



Recomiendo bastante verla, si se quiere pasar un buen rato, además de que sigue siendo una de mis series favoritas, y el hecho de ver a personas de verdad representándolo, me ha hecho mucha ilusión.
Como ya he dicho, estoy en mi momento de vuelta a la infancia, e incluso hoy he vuelto a empezar a leerme los tomos.

Vamos, que estoy saturada de Marmalada Boy, pero no me importa. Aunque claro, tampoco me impartiría tener más tomos de Fábulas, que se me terminaron esta mañana, y ya los hecho de menos.

Bueno, pues eso, que os la recomiendo si queréis pasar un buen rato.

Un beso enorme desde el mundo mundano.

miércoles, 20 de enero de 2010

Vuelta a la infancia...

Hace poco tiempo decidí que me apetecía volver a ver alguna de aquellas series que me encantaron de niña y que por alguna casualidad del destino no había podido ver su final nunca, series como Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco), Ranma ½, Dragones y Mazmorras, Sailor Moon, Heidi, etc.

Sin duda, todas ellas son grandes series de mi niñez, pero por encima de todas ellas, se encuentra mi maravillosa Marmalade Boy (La Familia Crece), así que, dado que una de las primeras cosas que hice cuando hace cuatro años mis padres me pusieron internet en casa, fue descargarme la serie completa (película incluida) en una buena calidad, decidí que había llegado el momento de ponerme a verla al completo.



Así que con mi mantita de ver la tele, me apoltroné en el sillón de mi casa, y en cada ratito que nadie estaba viendo la tele, me puse y me vio los 76 episodios más la peli de Yuu.

Esta serie, que más que una serie parece una telenovela a la japonesa, me hace recordar los buenos momentos que pasé en mi infancia, cuando salía del colegio a toda prisa para poder llegar a casa cuanto antes y verlos en la tele pequeña del cuarto de mis padres con un bocadillo de mermelada, nada menos, en las manos y un vaso de leche con cola cao calentita en la otra.

Es realmente una gran serie, sobre todo si tenemos presente el hecho de que en ella sale un gran personaje como el Ginta Suou, uno de los chicos más maravillosos de las series de anime, en mi opinión, con tanto mal genio como yo, y un corazón que no le cabe en el pecho.

Sé que es una ñoñería de serie, que Miky es capaz de llorar en todos o casi todos los capítulos, y que desde un primer momento es demasiado predecible lo que va a ocurrir al final, pero sigue siendo una de esas series que me encantan y que de verdad me gustaría tener en DVD si algún día deciden sacarla en España, y que en cuanto salieron reeditados los 6 tomos, yo fui corriendo a hacerme con ellos, al igual que con el art book.

Bueno, si aun no la habéis visto, vedla, por que os va a gustar y si ya la habéis visto, volved a verla, por que como ya he dicho, es maravillosa.

Un beso enorme desde mi mundo de los mundanos.

martes, 19 de enero de 2010

正月, Shōgatsu...

Comienza el año 2010 y como manda la tradición hay que hacer cambios en la vida.

Así que aquí me planto, hoy día 19 de enero, a las 22: 40, con la intención de crear un nuevo tipo de blog, que no utilizaré tanto como diario de mi vida, y si más para comentar todas las frikadas que me rondan por esta mente mundana que tengo…
Y ya ir entrando en materia, y retomando la palabra “mundana” me gustaría hablar de los últimos comic que estoy leyendo… entre ratito y ratito de estudio:
Fábulas


Hacia tiempo que me la habían prestado, pero por falta de tiempo solo había leído el primero de los tomos. Sin embargo antes de ayer decidí que ya era hora que devolviera las cosas prestadas (por eso de que llevan aquí desde el año pasado) y comencé por querer liquidarme los comic de Fábula…

Y volver a descubrir lo realmente maravillosa que es esta serie, donde salen millones de los personajes que poblaron mi infancia, tratados de una manera muy adulta, no tiene precio.

La historia esta escrita por Bill Willingham, y trata principalmente de que los personajes de los cuentos y fábulas de toda la vida son reales y han tenido que huir de las Tierras Natales, debido a la invasión de un misterioso enemigo llamado “El Adversario”, con lo que deben refugiarse en nuestro mundo entre los “mundanos” y pasar desapercibidos durante siglos.

Realmente merece la pena leerlos y tenerlos en la colección de casa (cosa que voy a hacer en cuanto termine las otras colecciones que tengo a medias) si eres como yo, una pequeña Peter Pan, que se niega a desprenderse de aquello que la a acompañado durante 23 años, aunque teniendo muy presente que no todo es siempre como podría parecer.

Entre cosas que he encontrado sobre Fábulas por la red, os dejo este artículo que comenta que la BBC va a realizar la serie para la televisión (lo que me hace mucha ilusión) y ésta página desde la que os lo podéis descargar, para si os entre el gusanillo y la curiosidad mató al gato, o en este caso, al lobo.

Un saludo desde mi propio mundo mundano.