lunes, 23 de marzo de 2015

Bella Muerte....

Muy buenas a todos.

Vuelve a ser lunes, y como no, hoy el ordenador se merece un poco de mi atención, y sentarme aquí delante para escribir un poco. Hoy la cosa viene vestida de comic. De unos de esos comic recomendados, que te dejan muy buen sabor de boca. Hoy la cosa viene vestida de muerte… de Bella Muerte, de Kelly Sue DeConnick y Emma Ríos.


La historia de Bella Muerte, realizada por Kelly Sue (guionista) y Emma Ríos (dibujante), es un tanto atípica, y se aleja bastante del género del comic en el que me suelo mover. En este caso nos encontramos ante un western sobrenatural, cuyos protagonistas no son lo que parecen en ningún caso, y que te van atrapando sobre manera de una forma tan sutil, que cuando te quieres dar cuenta, ya estás completamente enganchado a la trama, y deseas conocer el pasado de cada uno de los personajes, empezando por el enigmático conejo y su amiga la mariposa, y terminando con la propia Muerte.

No quiero contar absolutamente nada del comic, porque quiero que, como yo, descubráis sus maravillas a medida que vayáis pasando las páginas, y es por ello que os diré únicamente lo que me dijeron a mí para que me lo leyera “es una historia realmente buena, que engancha, magníficamente dibujada, y eres tonta si no te la lees ya”. Esto, unido a su preciosa portada, fueron alicientes suficientes para que decidiera hacer caso, y ponerme a leer esta enigmática historia, contada de una manera tan fabulosa.

Este tomo recopilatorio, recoge los cinco números de la historia original, primer tomo de una historia autoconclusiva (a mi modo de ver), en el que, aunque la protagonista es Ginny, para mí, más que ella, lo son Zorro y Sissy (supongo que por eso me parece autoconclusiva, porque su historia es la que se cuenta en este tomo, y Bella Muerte 2, se supone que irá sobre Ginny), y realmente esta es la historia que me tiene en vilo, pensando en que pasará y que será de ellos al final.


La historia, como podéis imaginar, me encantó, y me parece una historia nueva, diferente, que te atrapa, y te hace meditar y desear más, así que como es de esperar, os la recomiendo completamente, y como mismo me dijeron a mí “eres tont@ si no te la lees”


Espero que os entren ganas de disfrutar de esta corta historia, y que os guste tanto como me ha gustado a mí.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero seguir topándome con joyas como esta.     

lunes, 16 de marzo de 2015

El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos...

Muy buenas a todos. Otro lunes estamos aquí (últimamente mis viernes son imposibles en cuanto a tiempo para poder pasarme por aquí) y no hay mejor manera para empezar la semana que con una buena reseña. Y en este caso, nada mejor que una buena reseña cinéfila. Hoy he estado revisando mis reseñas, y me he dado cuenta que, no sé porque extraña razón, jamás llegue a hacer la reseña de El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos, y aunque la peli fue estrenada ya hace un porrón de tiempo, y esas cosas, yo no podía quedarme sin dar mi opinión, así que…


Después de haber recuperado el reino del Dragon Smaug en la montaña, la Compañía ha desencadenado, sin querer, una potencia maligna. Un Smaug enfurecido vuela hacia la Ciudad del Lago para acabar con cualquier resto de vida. Obsecionado con las enormes riquezas en su poder, el rey enano Thorin se vuelve codicioso, mientras Bilbo intenta hacerle entrar en razón haciendo algo desesperado y peligroso. Pero hay aún mayores peligros por delante. Sin la ayuda del mago Gandarf, el gran enemigo de la Tierra Media ha enviado legiones de orcos hacia la Montaña Solitaria en un ataque épico. Cuando la oscuridad se cierna sobre ellos, las razas de los Enanos, Elfos y Hombres deberán decidir si unirse o ser destruidos. Bilbo se encontrará así en la batalla épica de los Cinco Ejércitos, donde el futuro de la Tierra Media está en juego.

A ver, comencemos por el principio: yo, mejor que nadie, sé que a Peter Jackson se le fue un poco la olla en cuanto a la adaptación cinematográfica del Hobbit (pasando ya de comernos la cabeza con si podía haber hecho solo dos películas, o incluso una, ya que el “grosor” del libro no da para tanto, o de que se invente personajes y tramas, para hacer más “llamativa” la historia), lo cierto es que, si bien es cierto que se podía haber realizado una buena adaptación mucho más corta y que agradara a todos, como lo hecho, hecho está, solo me voy a centrar en lo que me ha parecido esta última parte de la historia.

Como en las anteriores partes de la misma (El Hobbit. Unviaje Inesperado y El Hobbit. La desolación de Smaug) sigo diciendo que esa elfa está de más, y no porque se la haya inventado completamente, sino porque la actriz que la interpreta (Evangeline Lilly) es la peor elfa de todos los tiempos. No digo que sea mala actriz (no puedo criticarla demasiado, ya que en lo poco que vi de Perdidos, no me parecía mala), pero no es una buena elfa… no sé, no me la llego a creer como elfa (y no solo porque sea un personaje completamente inventado), es simplemente que no le da vida. Recuerdas a Liv Tyler o a Cate Blanchett, y lo siento mucho por Evangeline, pero no le llega ni a la altura de los zapatos.


Por otra parte, lo que es en general el contexto de la historia, tanto la “real” como la “inventada” (entiéndase real como la que fue escrita por JRR Tolkien y la inventada como la creada por Peter Jackson) me ha gustado mucho, aunque claro está, si coges una cosa que pasa en apenas las últimas 160 páginas, y las alargas durante más de 304 minutos (si le sumamos a los 144 de esta película y los 160 de la anterior, que es donde más se habla de Smaug) estas creando una expectación impresionante, cuando en realidad, es algo que en dos patadas te ventilas, y luego te quedas en plan “y ahora como hago para rellenar el resto”.

Sin embargo, en general, la película me ha gustado mucho, como ya he dicho, y no creo que haya sido un desperdicio de mi tiempo, como he oído comentar a algunos por ahí. Eliminando un par de cosas que me molestan, el resto de la cinta me ha parecido realmente magnífica, sin llegar a la altura de ESDLA, claro está, pero muy buena a mi modo de ver. Para muchos que no han sido capaces de leerse un libro de apenas 360 páginas, porque no son de los que disfrutan con la lectura, perder 144 minutos disfrutando de esta última entrega (o 474 minutos, si te pones y ves las tres) no creo que vaya a suponer un gran esfuerzo, ya que, la película es entretenida, con un gran elenco de actores (eliminando en mi opinión únicamente a Evangeline), muy buena fotografía, y unos efectos especiales de lo más espectaculares, y total, sabemos que la historia es buena, porque, quieras o no, la esencia de la misma sigue siendo aquella que Tolkien plasmó en su libro, y como todo el mundo ha de reconocer, JRR Tolkien era un genio.

Espero que aunque tardía, disfrutéis de la reseña, y que aquellos que aún no han disfrutado de la película, le den una oportunidad, porque de verdad que merece la pena, pese a lo que muchos han ido comentando por ahí.


Además, si no quieres estar 474 minutos viendo esta trilogía, existe un fan de la saga, que ha “recortado” las películas, y ha creado una sola película de 4 horas de duración, que según él, es mucho más fiel al libro, y en la que elimina escenas que no aparecen para nada en la historia original (entre ellas a Tauriel) y de la cual os dejo aquí el enlace (única pega, que está en inglés sin subtítulos, pero vamos, como te va poniendo justo los minutos, cada uno se la puede ver en casa, poniendo en su dvd o bluray las partes indicadas XD)

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde, para mi desgracia, me he tenido que despedir definitivamente de la Tierra Media… aunque sé que puedo volver a ella, siempre que quiera…. 

lunes, 9 de marzo de 2015

Embrujadas...

Muy buenas a todos.

Sé que los viernes no estoy demasiado cumplidora con esto de ponerme a actualizar, pero lo cierto es que, aunque el resto de la semana parece que no estoy ocupada, cuando llega el viernes, no tengo ni un momento para sentarme ante el ordenador. Por lo menos, de momento, sigo aquí los lunes, y hoy vengo con un “clásico” de la televisión.

Seguro que todos habéis oído hablar de esta serie. Seguro que más de uno conoce muchísimo más sobre la misma que yo, y seguro que habrá a quién le parecía una serie realmente buena y a quienes les parecía una verdadera aberración, pero como yo me encuentro en mi propia tesitura en la que la amo y la odio, pues aquí os dejo mi reseña sobre una serie que me acompañó en mi más tierna juventud, y de la que he vuelo a disfrutar hace prácticamente nada. La serie en cuestión, no es otra que Embrujadas (Charmed)


Embrujadas es una serie de televisión estadounidense que narra el cambio en la vida de las tres hermanas Halliwell – Prue, Piper y Phoebe – que, tras la muerte de su abuela Penny, descubren el Libro de las Sombras, y se convierten en poderosas brujas (las Embrujadas), cuyo gran propósito es combatir el mal y proteger a los inocentes, tratando siempre de proteger su secreto a pesar de que les impida llevar una vida normal. A partir de la cuarta temporada, se les une Paige Matthews, la hermana menos de las embrujadas, por parte de madre.

Si, lo sé… no es una de las mejores series de la historia, pero que queréis que os diga, a mí me gustaba (y aún me gusta mucho), no solo porque son brujas, que tienen poderes, y eso siempre mola (a quien no le habría gustado nunca mover las manos y poder congelar a alguien o algo), sino porque lo que era la historia en general, los amores y desdichas de las hermanas, me gustaba mucho, y quería saber más de sus vidas.

Sé que los efectos especiales no son una maravilla, ni los diálogos y argumentos, pero todo eso lo compensaban con esa maravillosa casa que poseían, y de la que, estoy más que segura, todos estábamos enamorados, y con ese fantástico Libro de las Sombras, que todos quisimos poder ojear en algún momento de nuestra vida.

A mí la serie me empezó a enganchar realmente en la tercera temporada, con la marcha de Prue de la serie (que queréis que os diga, me parecía que siempre tenía que ser ella la protagonista de todas las historias, (de por sí creo que fue una de las razones por las que la “invitaron” a dejar la serie) y a mí siempre me gustó más Pheobe) y Paige me enamoró desde el primer momento en que apareció en pantalla.


Por otro lado, la última temporada de la serie (la 8ª), me pareció realmente mala: en mi opinión, creo que la 7ª iba a ser la última temporada, con ese genial final, pero por seguir explotando la gallina de los huevos de oro, siguieron a delante con una última temporada, de lo más floja, de la cual solo consigo salvar contados momentos.

Sin embargo he de reconocer que es una de esas series de mí más tierna juventud, que me encanta, como Dawson Crece,  Buffy Cazavampiros o Friends, de las que nunca podré olvidarme, y siempre que me siento nostálgica, vuelvo a ver, y me encantan.


Espero saber que opináis de ella, si os apetece, y saber que os parece a vosotros este “clásico” de la televisión.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde las Embrujadas vivirán para siempre.

lunes, 2 de marzo de 2015

Fangirl...

Muy buenas a todos.

Sé que llevo muchísimo tiempo sin dejarme caer por aquí, pero lo cierto es que el mes de febrero me ha pillado muy liada, sin tiempo de encender el ordenador prácticamente para nada. Sin embargo, de verdad que echo de menos pasarme por aquí y comentaros que me han parecido las últimas cosas vistas y leídas, así que aquí estoy de nuevo para ponerme al día, y tratar de compensaros mi ausencia con buenas reseñas.


Para ello, hoy vengo a hablaros sobre un libro que me ha encantado de una manera que aún no soy del todo capaz de describir, aunque os prometo que lo voy a intentar. Hoy vengo a hablaros sobre Fangirl de Rainbow Rowell.

Cath y Wren son gemelas idénticas, y hasta hace poco lo hacían absolutamente todo juntas. Ahora ha llegado el momento de ir a la universidad y Wren le ha dejado claro a su hermana que no piensa compartir habitación con ella. Para Wren es una oportunidad única de empezar de cero y conocer gente, para Cath no es tan fácil. Es terriblemente tímida y su único mundo es ser fan de Simon Snow, donde ella se siente a gusto, donde siempre sabe exactamente que decir y donde puede escribir un romance mucho más intenso que cualquier cosa que haya experimentado en la vida real. Sin Wren, Carh se siente completamente sola, fuera de su zona de confort. Tiene una compañera de cuarto antipática, siempre acompañada de su atractivo novio, una profesora de escritura que piensa que el fan fiction es el fin del mundo civilizado, un guapo compañero de clase, que solo quiere hablar de sus escritos, y además no puede dejar de preocuparse por su padre, que es amoroso y frágil, y nunca ha estado realmente solo. Ahora Cath tiene que decidir si está dispuesta a abrir su corazón a los nuevos amigos y las nuevas experiencias, y se está dando cuenta de que hay mucho más que aprender sobre el amor de lo que nunca creyó posible.  

Cuando me contaron de qué iba este libro, supe, en el acto, que iba a ser el típico libro que me iba a gustar, y en cuanto comencé a leerlo descubrí que tenía toda la razón del mundo. No solo me gusto, sino que me encantó. Cada uno de los personajes, aparte de parecerme absolutamente reales, me enamoró completamente, de la cabeza a los pies.


Cath, con su manera de ser, tímida y un tanto soñadora, medio me recordó a mí misma (así como su obsesión con Simon Snow, que en mi caso se podría cambiar por Harry Potter). La manera en la que casi no se entera de nada, y como va poco a poco aprendiendo a reaccionar. Wren como tratando de encontrar su propio camino, se evade de la realidad, cambia completamente, y trata de encontrar lo que busca, en el sitio menos indicado. Levi, con su manera de ser sencilla, sus camisas de cuadro, y su pico de viuda, que te enamora nada más entrar en la habitación. Reagan, que al principio parece la peor compañera de cuarto que te puede tocar en la vida, y sin embargo, va haciendo que a cada momento que pasa, le cojas más y más cariño, hasta que crees que jamás podrías vivir sin ella.

Es un libro realmente adictivo. Su trama, de lo más sencilla, te engancha de tal manera que no sabes cuándo parar de leer, y te das cuenta de que “cuándo” es justo cuando terminas de leerlo.


Además de la historia principal, Rowell consigue que te enganches a esos libros ficticios, protagonizados por Simon Snow, y que de verdad deseas que existieran, para poder saber qué es lo que pasa en cada uno de ellos.

Una lectura de los más realista, que te engancha, haciendo que te identifiques con alguno de sus personajes (en mi caso fue Cath desde el primer momento), y que disfrutas de principio a fin, sin que ni en un solo momento te parezca que falta o que sobra algo.


Espero que os entren ganas de leerlo, por lo menos, tantas como a mí me han dado de leer el su otra novela para adultos, Eleanor & Park.


Un saludo enrome desde mí Mundo Mundano, donde prometo que volveré a mi ritmo en breve, y espero no volverme a marchar en mucho, mucho tiempo…