sábado, 26 de noviembre de 2011

Wonderful Life...

Buenas días a todos. Hoy, aprovechando que aun me dura la euforia post-práctica de conducir, y que aun me río de los chistes del espectáculo de Aarón Gómez, me apetece hablaros de un dorama que también me hizo reír mucho en su momento: Wonderful Life.

El dorama nos cuenta la historia de Han Seung Wan y Jung Se Jin, que se conocen por accidente en un aeropuerto, y por error acaban llevándose cada uno el pasaporte del otro y tienen que volver a encontrarse para devolverse los pasaportes. Finalmente terminan pasando el día juntos, y tras beber mucho, acabaran por pasar la noche juntos. Cuando vuelven a Corea, Jung Se Jin se da cuenta que está embarazada y se va a tener el bebé ella sola. Al cabo de un año la hermana de Se Jin cuenta el secreto a Seung Wan, delante de la familia de éste, y finalmente terminan obligándolos a casarse, y poco a poco, las cosas van complicándose.

La verdad es que el dorama tiene sus momentos, y que unas risas de seguro que te echas. Además, aunque Kim Jae Won, que interpreta a Han Seung Wan, no es muy guapo, siempre tienes al segundo prota masculino, Lee Ji Hoon (interpretando a Min Do Hyun) que aunque tampoco es un adonis, si que tiene cierto toquito que no te deja indiferente.

Lo único malo que diría de la serie, pues que al final se pone un tanto dramática como para ser una comedia, y eso son cosas que me ponen de los nervios. No sé, las series, si son comedias, a mi parecer, no pueden meterte una muerte o una gran desgracia de repente, porque se cargan toda esa magia de la risa. Ya para ver tragedias tengo la vida en si misma señores, así que a mi dadme comedia de las absurdas, de esas que uno se ría por todo y por nada, y dejen los dramones para las telenovelas de la primera.


Pese a todo, recomiendo el dorama, porque es muy bueno, y uno se ría mucho, sobre todo cuando la niña crece un poco, y va soltando “impertinencias” por ahí, las típicas cosas de los niños, que te mueres de la vergüenza si las dice en alto, aunque claro, siempre lo hacen desde la inocencia que les proporciona el ser niños XD.

Bueno, espero que a aquellos que les gusten los doramas, le den una oportunidad a esta, porque lo dicho, se van a reír mucho, incluso al final, final XD.

Un millón de besos desde mi Mundo Mundano, preparándome para luchar contra la estética mañana cuando me siente ante los dichosos apuntes.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Amanecer. Parte 1...

Ando liada, pero liada, liada… estoy en uno de esos momento en los que uno quiere hacer un millón de cosas, y sabe que no las puede hacer porque tiene otro millón más urgente e importante. De todas maneras, me he propuesto sacar un poco de tiempo para hacer reseñas, que tengo un listado muy grande de “pendientes” y así me despejo la cabeza entre los apuntes.

Hoy os traigo una reseña fresquita, fresquita, y tan fresquita, ya que va sobre la película que fui a ver el viernes 18, y como no podía ser de otra manera, esa película es Amanecer. Parte 1


Os he de confesar que yo soy de las pocas personas que conozco a las que el libro de Amanecer dejó indiferente cuando lo leí. Con lo que me habían gustado los tres primeros, el cuarto libro de Meyer me había dejado un poco con mal sabor de boca, porque aunque habían partes que sí que me habían causado buena impresión, habían otras tantas que como que no. Puedo con ciertos temas, como que puedan salir a la luz y esas cosas, pero hay otras para las que no estoy preparada, y sigo sin llegar a entender.

De todas maneras, como era de esperar, esta que está aquí fue el viernes a ver la película con su maravilloso y grandísimo grupo de amigas, y he de confesar que, disfruté de lo lindo con ella. No solo por la película en sí, sino también, en gran parte, por la compañía.

Sin embargo, no estoy aquí para contaros sobre mis maravillosas amigas, sino para hablaros de le película y a eso me pongo ya mismo:

Amanecer. Parte 1 me ha sorprendido gratamente, y creo, sin equivocarme demasiado en lo que digo, que se ha convertido, o le falta poco para convertirse, en la mejor de las películas de la saga. Me ha parecido una grandiosa adaptación del libro, y ha hecho que me ría muchísimo, no de ella, sino con ella, y eso es muy bueno, creo yo.

La estética está muy bien tratada, y han cuidado hasta el mínimo detalle. Han conseguido que incluso llegue a estremecerme en ciertas partes (las cuales no nombraré, para no hacer posibles spoiler), pero sí que diré que hay momento en los que a uno se le ponen los pelos de punta.

Lo único que me mortifica, el hecho de que la hayan dividido en dos partes, y más sabiendo que la segunda parte del libro no es ni la mitad de interesante, con lo que, en mi opinión, podían haber cortado algunas cosas de esta (aunque bien es cierto que a mí me ha gustado todo) y haber colocado el final en esta. Me da rabia tener que esperar ahora todo un año a que estrenen la segunda parte, más aun cuando sabemos que está grabada ya…


Bueno, sé que la mitad de la gente no estará conmigo, y qué pensará que la película no merece la pena, pero yo os digo que si os gustan los libros, la película os gustará. Esta que está aquí volverá a verla, seguramente, en cuanto terminen los exámenes de este mes.

Un saludo enorme a todos desde mi Mundo Mundano, y espero vuestras opiniones. Ahora me vuelvo al trabajo

martes, 15 de noviembre de 2011

Por trece razones...

Buenas tardes a todos los que aun seguís por ahí, y no os habéis cansado de mi falta de constancia. Hoy me escapo un poco de mis apuntes de música I, y me olvido de mi parcial de mañana para traeros una reseña que llevo pensando bastante tiempo. Hoy os vengo a hablar de un libro que me engancho, me mantuvo con la intriga durante la mayor parte del tiempo y finalmente me decepcionó un poco . Os hablo de Por trece razones de Jay Asher.


Aunque mi política es de no spoilear, os digo desde ya que voy a hacer uno pequeñito. Uno tan pequeñito que se sabe en la primera página del libro, pero que si no lo digo aquí no puedo hablaros del porque me llamo la atención ni por que finalmente quedé un tanto decepcionada con el libro en cuestión.

Su trama original despertó mi interés en cuanto leí la primera página. El hecho de que Clay encuentre el paquete de las cintas que le envía Hannah, cuando esta acaba de suicidarse hace apenas dos semanas, hizo que se me pusieran los pelos de punta. No todos los días se conocen los verdaderos motivos por lo que alguien decide acabar con su vida, y el hecho de que Hannah lo dejara grabado en cintas, explicando las razones que le llevarían a cometer ese acto en concreto, me pareció una manera de verlo totalmente novedosa e interesante.

Además, el tratamiento de los capítulos, dividido por numero de cintas, caras de cada una de esas cintas y que el hecho de que cada vez que Clay le da al play, lo pone en pause, o le da al stop, aparezca el dibujo de las teclas de un casete en la narración, hace que uno se meta aun más en la historia, y sea como si realmente fueras tú mismo quien está escuchando las cintas.

Foto tomada prestada (con todo el respeto) de Juvenil Romántica

Poco a poco, el libro te va mostrando a Clay, un joven que, con cada uno de sus pensamientos hace que uno se sienta más identificado con él, más enamorado de él, y que no llegues a entender porqué será el uno de los que reciban las cintas.

El libro, en su conjunto, es realmente bueno, y, te invita a leerlo casi de un tirón (por lo menos a mi fue lo que me sucedió).

Sin embargo, por lo menos a mí me pasó así, el final te deja un mal sabor de boca, porque, por lo menos para mí, la razones no tiene ninguna verisimilitud. A lo mejor es una opinión mía, una cosa de mi poca capacidad para llegar a comprender que esas, únicamente, sean las razones por las que Hannah haya decidido acabar con su vida, pero sinceramente, yo no me las trago. Creo que debería haber habido una razón más de peso, una razón más contundente y que la afectara de manera más concreta como para terminar tomando esa decisión. A lo mejor es simplemente que yo soy más fuerte de carácter que la propia Hannah, a lo mejor es que yo he vivido experiencias peores y sigo aquí, y por eso no puedo sentirme enfatizada con ella, pero lo cierto es que yo, personalmente, no me trago ese final.

Aun así, recomiendo encarecidamente este libro, porque como ya dije antes, engancha desde la primera página, y aunque, personalmente a mí, no me haya terminado de cuadrar el final, como siempre digo, esta es mi opinión, y cada cual tiene la suya propia.

Espero que pese a lo dicho, os sumerjáis en su lectura, porque de verdad que merece la pena.

Ahora me vuelvo a mis apuntes. Un saludo enorme desde mi Mundo Mundano, con mucha pena de no tener más tiempo para hablaros por aquí.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cómo conocí a vuestra madre...

Seguro que creías que me había olvidado que tenía un blog, pero no es así. La verdad es que he tenido un mes que aun ni me creo cómo es posible que se me haya acabado ya, entre enfermedades, trabajos, prácticas, y demás cosas, no he tenido tiempo ni de escribir, ni de entrar de visita en los blog de la gente a la que sigo, así que, desde mi fortaleza de Mordor (o Forks, como la rebautizaron Elwen y Getse el día que me subieron a mi casa) os pido mis más sinceras disculpas, y os pido un poco de paciencia conmigo, que estoy en mi último año de carrera, y aun estoy pensando en cómo demonios lo voy a hacer todo.

Tengo un millar de reseñas pendiente, y , la verdad, como no sabía por cual decantarme, lancé papelitos al aire, y esto hoy os a tocado: Cómo conocí a vuestra madre.


Esta serie ha sido una de esas que llamaron mi atención desde el titulo (un titulo extremadamente largo para una serie de televisión) hasta sus protagonistas (después de haber visto durante años a Alyson Hannigan haciendo de Willow en Buffy Cazavampiros, me llamaba saber qué tal le iba en otra serie), y que después de verme cinco temporadas prácticamente seguidas, no me ha decepcionado en absoluto.

La serie tiene un tema simple: Ted Mosby relata a sus dos hijos, la historia de cómo conoció a su esposa, y madre de estos. Sin embargo, la serie es mucho más compleja que eso, ya que nos muestra no solo a Ted, sino a una serie de personajes que acompañan en todo momento la vida de este arquitecto, y que, realmente, han conseguido que me enganche a la tele (aunque, ahora que lo pienso, debería decir ordenador) durante horas, como solo habían conseguido series como Friends.


Como le suele pasar a todo el mundo cuando ve una serie que le gusta tanto, termina cogiéndole un gran cariño a alguno de los personajes, y en mi caso, en esta serie, ese personaje seria Barney Stinson, un completo mujeriego, que hace que me ría de sus golpes y ocurrencias, tanto, que hay veces que acabo hasta llorando. Además, sus frases, casi con marca registrada, pasaran a formar parte de tu repertorio: "Ponte traje", "Conoces a Ted" y "Esto va a ser legen- dario" serán de ese tipo de frases que nunca olvidaras...

La serie merece la pena verla, porque uno se echa unas risas, y ayuda a despejar la mente, y a pensar en cómo será eso de contarle a tus hijos, el día de mañana, cómo conocí a su pare (en mi caso XD). Os recomiendo mucho verla, si sois de esas personas a las que les encantó Friends, porque las risas están más que aseguradas.


Bueno, sé que no es mucho, ni que la reseña sea de las más curradas que he escrito, pero tenéis que entender que estoy demasiado estresada como para pensar en cualquier cosa que no sean test de autoescuela, exámenes de noviembre y trabajos para entregar en esta semana y la que viene.

A ver si saco tiempo de donde no lo tengo, y me pongo y actualizo más… prometo que voy a hacer el esfuerzo, que por reseñas no será…

Un beso enorme a todos desde mi Mundo Mundano, y gracias por continuar ahí, aunque pueda parecer que yo no estoy aquí…