martes, 23 de febrero de 2010

Releyendo...

No se si lo sabréis, pero me encanta leer. ¿Qué digo que me encanta? Lo adoro. Leer y ver películas son dos de las cosas que más me gustan de este mundo. Creo sinceramente que la escritura y el cine son dos de los más maravillosos inventos del ser humano.

Últimamente ando inquieta en cuanto al tema lecturas, y lo cierto es que me estoy leyendo seis libros a la vez. La gente se sorprende cuando lo digo. Me preguntan como es posible que recuerde los argumentos de todos y no me pierda entre tantas tramas diferentes y personajes distintos. La respuesta a estas preguntas, como a muchas otras en mi mundo es: no lo sé. Mi mente trabaja así. Sé que soy capaz de recordar de que va cada historia, ubicar cada personaje en su lugar y libro, igual que puedo acordarme de los nombres de actores, directores y decirte el nombre de una película solo con que me den un dato ínfimo, como el nombre de alguno de los actores, el de un personaje o una ubicación. Sin embargo me he dado cuenta de que para las cosas importantes (todo eso que tengo que empollar de la carrera, esas cosas que necesito aprenderme para poder aprobar los exámenes), me cuesta horrores retenerlas en mi mente.

Bueno, pues a lo que iba con todo este royo era que entre los libros que me estoy leyendo, he cogido un libro que se llama Los Elegidos, el primero de una trilogía llamada Los guardianes del tiempo, de la escritora australiana Marianne Curley.

Me gusta esta escritora. A lo mejor es por que sus cuatro libros, los tres de la trilogía y otra que se llama El círculo de fuego, y que también tengo, tratan el tema de la fantasía y la magia, uno de mis temas favoritos. La verdad, es que no lo sé. Es literatura juvenil, y puede que a la mayoría no interese, pero a mi me encanta.

Lo cierto es que me estoy releyendo el libro de Los Elegidos, ya que no sé por que, pero siento cierto placer en releer libros que hace tiempo que leí. Sobre todo me pasa con algunos en concreto, como por ejemplo Mujercitas. Creo que es uno de mis libros favoritos, al igual que las películas, y cada cierto tiempo cojo el libro y me lo leo casi de un tirón. Eso también me pasa con los de Harry Potter, y será por que no me los he leído veces, tantas, que hasta casi se me lo que pone de memoria, pero me encanta releer los libros. Siento algo casi poético en ello, en volverme a encontrar con viejos amigos y revivir con ellos sus fantásticas aventuras.

Espero que esto despierte el interés del que este leyendo mis locas divagaciones, de leer los fantásticos libros de Marianne Curley, que aunque puedan parecer un poco infantiles para algunas mentes, estas bastante bien, sobre todo en comparación de algunas otras cosas que he leído últimamente.

Un saludo enorme desde las Tierras Mundanas.

domingo, 21 de febrero de 2010

Don Carnal

Mi trabajo a finalizado. Ya tengo mi tan soñado disfraz de Alicia en el País de las Maravillas.

El antes de mi conejito

El después de mi conejito

Después de una semana de Carnaval y temporal, todo ha llegado a su fin, y como cada año, no me podía faltar un nuevo disfraz para guardar en el baúl hasta los próximos Carnavales.


Este año (como todos al final) he de volver a darle las gracias a mi madre, por que si no es por ella, no me termino el disfraz ni a la de tres, y aunque hemos tenido alguna de las nuestras para ver si se hacían las cosas como yo decía o como ella, finalmente, el trabajo en equipo de las dos a hecho que me pueda terminar el traje a tiempo de poderle decir Adiós a mi Querido Carnaval (pasado por agua, sobre todo ayer noche).


Bueno, y creo que esto es todo, solo poneros las fotitos de mi traje (incluido mi conejito) y a ver si me encuentro un Sombrerero Loco a lo Johnny Deep.

Saludos desde el Mundo Mundano.

martes, 2 de febrero de 2010

光のない

Hasta hace más o menos tres cuartos de hora, llevaba desde las 12 del medio día de ayer sin luz, y no es que me valla a quejar por este hecho, ya que seguro que no soy la peor que ha pasado el temporal (por lo menos yo estaba en mi casita en pijama y sequita), pero lo que si es cierto es que he pensado mucho en lo que uno puede hacer cuando no tiene luz en casa. Obviamente las opciones de ver la tele, estar con el ordenador en internet o escuchar música en la radio quedan totalmente descartadas.

Sin embargo es el momento de sacar a flote no solo tu imaginación para dibujar, escribir (con papel y lápiz, como se hacia antaño), sino también llega el momento para poder ponerse al día con tus lecturas (una de las cosas que más me gustan) a la luz de la velas, hacer tareas atrasadas (nuevamente a la luz de las velas) o incluso, y los más sorprendente en mi caso, sacar del altillo del armario la Game Boy Color que tus padres te regalaron hace miles de años, cuando aun te regalaban cosas por aprobar el curso, y sacar esos juegos que tenias olvidados.


Entre partida y partida de tu padre, tu también te echas un vicio, y aparte de un Super Mario Bros, el juego más importante y con el que más disfrutas es con el Tetris, como no.

Y así es como he pasado yo estos dos días a oscuras, con mi libro de “Artemis Fowl: Y su peor enemigo” (el último de una colección de libros que realmente adoro, y que recomiendo leer, y su novela grafica también), unas risas con la family, unas llamadas telefónicas y unas grandes partidas al Tetris, intentando picarte con un padre que es todo un experto en el tema de tirar cohetes.

Y para terminar, un video de los Simpson y el Tetris. Me encanta este video, el único inconveniente, que no lo he encontrado ni en doblaje original ni en español, solo es latino, pero aun así, se ve la esencia. Disfrútenlo.



Un saludo desde las tierras mundanas, ahora otra vez con luz.