lunes, 23 de junio de 2014

No soy un ángel...

Muy buenas a todos. Comenzamos una nueva semana, y para ellos, empezamos con las pilas cargadas, y mucha energía, con un poco de lectura por viñetas, y para ellos os traigo la reseña de un “nuevo” manga, y digo nuevo entre comillas, porque es nuevo para mí, que lo acabo de leer, pero el manga ya tiene sus añitos, dado que fue publicado en 2009. El manga en cuestión se llama No soy un ángel (Tenshi Nanka Ja Nai), y es de la incomparable Ai Yazawa, creadora de títulos tan maravillosos como Historia de un vecindario, Paradise Kiss o Nana.




Midori regresa al colegio después de una gripe y descubre que sus amigas la han inscrito como aspirante al consejo escolar, al igual que su amor platónico Akira. Apodada por sus seguidores como “el ángel de la clase A”, Midori presenta su discurso de candidatura, sin embargo, cuando finaliza, tropieza y toda la escuela le ve la ropa interior. Para sobrellevar la vergüenza, ironiza sobre ello y dibuja un póster de ella cual Cupido, con alitas y unas grandes braguitas de cuadros, titulándolo “Ángel Saejima”. Finalmente, tanto Midori como Akira entran en el consejo, y comienza a conocerse mejor. A partir de aquí, se crearán un sinfín de situaciones llenas de humor y amor ocuparán esta historia de cuatro tomos, que Yazawa creó en los inicios de su carrera como mangaka.


La historia de No soy un ángel es un poco más infantil, en comparación a lo que estoy acostumbrada con Yazawa. Esta vez se centra en los chicos de un colegio, y no de un instituto o de gente adulta y trabajadora, pero, pese a todo, creo que ya apuntaba a maneras, hacia temas serios y más adultos, desde estas primeras historias.


Midori me ha parecido realmente tierna, y me ha gustado mucho su forma de ser y de reírse de sí misma, aunque, a veces, como con casi todas las protagonistas femeninas, me han dado ganas de escacharle la cabeza, por sus pensamientos absurdos, y su toma de decisiones sin sentido alguno. Akira, me parece uno de esos personajes que te roban el corazón desde la primera página, y del cual solo puedes ir enamorándote más, a medida que trascurre la historia, y poco a poco, vas entendiendo porque Midori está tan locamente enamorada de él. En cuanto a los demás personajes secundarios, me han parecido realmente geniales, desde Takigawa a Bunta, o la genial Mamirin, que parece tan fría e inaccesible, y es donde Midori encontrará una amiga en la que apoyarse.

Una de las cosas que más me gustan de Yazawa, y creo haberlo comentado ya con anterioridad, es esa manera que tiene de llevar personajes de una serie a otra, para que los tengas presentes. En este caso, no hay ninguna referencia a un personaje de una serie anterior, pero sí que aparece es aquí donde aparece Ken, un chico que aparecerá mucho en la historia de Historia de un vecindario.

Como siempre, me ha encantado la historia, y aunque se nota que estos dibujos eran del principio, y que no estaban tan perfectamente estilizados como los que ha ido creando a posteriori (hay veces que la boca de Midori da verdadero miedo… sobre todo en los dibujos sueltos), me ha gustado mucho la manera que ha tenido de darle a cada personaje su propia personalidad, y no solo lo digo por el tupé de Akira, sino por la peca de Mamirin, a la risueña cara de Bunta.

Espero que le deis una oportunidad, como se la di yo, y que la disfrutéis enormemente, al igual que he hecho yo, porque de verdad que merece la pena.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero que Yazawa se termine de recuperar, y siga creando historias tan fantásticas como las que ha creado hasta ahora. 

No hay comentarios: