lunes, 5 de mayo de 2014

La broma asesina...

Muy buenas a todos, y feliz comienzo de semana. Hoy, para empezar bien, bien, y con muchas ganas la misma, os traigo una reseñita comiquera, de esas que tanto me gustan, y de un comic que me leí el sábado, y no solo me gustó, sino que me pareció absolutamente genial. El comic, como no, es de Batman, y en esta ocasión se trata de una historia muy importante, la de La broma asesina.
 
 
La broma asesina es una historia centrada en el Joker (como casi todo lo que leo sobre Batman, últimamente), y en la relación que éste y Batman han llegado a desarrollar a lo largo de los años. El relato comienza con la fuga del Joker (otra vez) del manicomio de Arkham. A partir de ahí, veremos dos historias paralelas: por un lado, a modo de flashback, se nos muestra el “origen” del Joker, la historia de cómo llegó a convertirse en el asesino desquiciado que es actualmente. Por otra parte, seguiremos el plan del Joker para secuestrar al comisario Gordon e intentar volverlo loco, y desencadenando, con sus actos, un nuevo e inevitable encuentro con Batman.

Lo cierto es que, si Batman en mi superhéroe por encima de cualquier otro, el Joker es mi villano sobre todas las cosas (aunque Enigma también me flipa sobre manera). Cada vez que tengo la oportunidad de disfrutar de una nueva historia, una nueva revelación de este magnífico villano, alucino sobre manera, y me quedo aún más enganchada al personaje, porque si, sé que no es solo un demente, sino un sádico que perpetua un millón de asesinatos y canalladas que te dejan al borde del colapso nervioso, pero me parece un villano tan grandioso, tan real, que los pelos se me ponen de punta, y quiero seguir leyendo sobre él. No sé, es un poco contradictorio, porque lo odio y lo amo con la misma intensidad. Es cierto que siempre que leo una historia sobre él, quiero que Batman termine por matarlo de una vez, y le haga pagar todas sus maldades, pero luego, cuando termino de leer, me alegro de que no haya terminado con su vida, porque eso significa una nueva historia de la que podré disfrutar… no sé, puede que la que está un poco desequilibrada sea yo…

La broma asesina me ha impactado muchísimo, porque, aunque ya conocía los hechos que ocurrían en la historia, no es lo mismo conocerlo que verlo, leerlo, y vivirlo, porque yo, cuando leo un comic, al igual que cuando leo un libro o veo una serie o película, vivo la historia completamente.
Lo que más me ha gustado del mismo ha sido el final. Ese final tan ambiguo que te deja pensando que no todos estamos tan cuerdos como pretendemos aparentar, y que no todo es como parece ser. No sé, es un final tan genial, tan sumamente inesperado que tienes ganas de volverlo a leer, nada más terminar con el mismo.  Y por el final me refiero al del Joker y Batman, no a esas otras páginas que vienen después de los agradecimientos-epílogo, o lo que sea, en las que un nuevo loco sale a escena, hablando a una cámara sobre querer matar a Batman. Y ahora yo me pregunto ¿por qué llamo loco a ese fulano y no al Joker? No lo sé, supongo que, al final, cuando a uno le gusta tanto este loco, termina por quererlo y olvidarse de que en realidad lo está. Que en realidad no debería existir, porque sus maldades son demasiado horribles como para pasarlas por alto, aunque yo misma las pase por alto, para poder seguir disfrutando de sus enfrentamientos.

Creo que La broma asesina es un gran comic, y que todos los fans de nuestro superhéroe, y de nuestro villano, por igual, deberían disfrutar de él.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde el Joker, pese a todo, tiene un hueco tan grande, casi, como el del propio Batman.

No hay comentarios: