viernes, 7 de febrero de 2014

Bleach...

Muy buen viernes a todos. Espero que estéis mejor que yo en este momento, con mi gripe tonta, y que disfrutéis del fin de semana como mejor podáis (yo solo espero que el domingo esté mejor y con fuerzas suficientes para salir de casa). Sin embargo, por si aun no habéis decidido qué hacer este finde, os traigo una recomendación. Hace nada, me ha vuelto a entrar la fiebre del anime, y he vuelto a retomar (creo que por tercera vez XD), un anime que es muy bueno, pero que se me estaba haciendo un poco eterno con tanto relleno. Aun así, he decidido volver a ponerme al día con él, y creo que es bueno compartirlo con ustedes. Al anime en cuestión se llama Bleach, y ha estado presente en mi vida desde hace ya ocho años.

Bleach narra las aventuras de Ichigo Kurosaki, un adolescente que tiene la facultad de interactuar con los espíritus. Una noche, Ichigo se encuentra con una shinigami (personificación del Dios de la Muerte), llamada Rukia Kuchiki, que sufrirá una grave herida al luchar contra un hollow (espíritu maligno), y tratará de pasarle parte de sus poderes a Ichigo para que luche contra el hollow en igualdad de condiciones. Sin embargo, en vez de parte, la absorción de poderes es casi completa, por lo que Rukia ha de quedarse en el mundo de los humanos hasta conseguir recuperar los poderes que Ichigo le ha “robado”.

La parte por la que voy ahora mismo en el anime, dista mucho de esta primera parte que me queda ya tan lejana, pero al escribirla me he acordado de nuevo porque me empezó a gustar tanto esta serie, y porque aun ahora, pese a los parones que he ido haciendo por el camino por culpa de los rellenos, la serie es fantástica, a la que tengo un gran cariño, y que me encanta volver a retomar una y mil veces más, si hace falta.


La serie tiene de todo: lucha, risas, algo de seriedad, un poco de amor… vamos, todos los ingredientes que pueden convertir la historia en una gran serie. El único inconveniente que le veo: que como va casi a la par que el manga, han metido mucho relleno, y aunque alguna historia ha sido entretenida, la gran mayoría ha sido aburrido, y ha hecho que me pare más de lo que me gustaría, y he demorado mucho el visionado de la misma.


Lo mejor de la serie, sin lugar a dudas, son el Capitán Hitsugaya y su teniente Matsumoto. Con ellos dos, están aseguradas las risas. A lo mejor, porque Hitsugaya es tan pequeño que debe demostrar siempre que es un gran capitán, por lo que anda siempre muy serio, y Matsumoto es como su contrario, que siempre tiene que andar armándola y riendo, y tratando a su capitán como si de su hermanito pequeño se tratara.


En general, es una historia muy buena, que merece mucho la pena, y que recomiendo muchísimo (eso sí, os recomiendo que os enteréis de los capítulos que son de relleno y los tratéis de eliminar cuando os pongáis a verla, sobre todo, los rellenos que duran más de dos o tres capítulos, porque al final se vuelven un tanto tediosos, y lo único que quieres es que se acabe ya para volver a la historia principal)


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde Bleach siempre tendrá un gran huequito en mi corazón friki. 

No hay comentarios: