lunes, 16 de marzo de 2015

El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos...

Muy buenas a todos. Otro lunes estamos aquí (últimamente mis viernes son imposibles en cuanto a tiempo para poder pasarme por aquí) y no hay mejor manera para empezar la semana que con una buena reseña. Y en este caso, nada mejor que una buena reseña cinéfila. Hoy he estado revisando mis reseñas, y me he dado cuenta que, no sé porque extraña razón, jamás llegue a hacer la reseña de El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos, y aunque la peli fue estrenada ya hace un porrón de tiempo, y esas cosas, yo no podía quedarme sin dar mi opinión, así que…


Después de haber recuperado el reino del Dragon Smaug en la montaña, la Compañía ha desencadenado, sin querer, una potencia maligna. Un Smaug enfurecido vuela hacia la Ciudad del Lago para acabar con cualquier resto de vida. Obsecionado con las enormes riquezas en su poder, el rey enano Thorin se vuelve codicioso, mientras Bilbo intenta hacerle entrar en razón haciendo algo desesperado y peligroso. Pero hay aún mayores peligros por delante. Sin la ayuda del mago Gandarf, el gran enemigo de la Tierra Media ha enviado legiones de orcos hacia la Montaña Solitaria en un ataque épico. Cuando la oscuridad se cierna sobre ellos, las razas de los Enanos, Elfos y Hombres deberán decidir si unirse o ser destruidos. Bilbo se encontrará así en la batalla épica de los Cinco Ejércitos, donde el futuro de la Tierra Media está en juego.

A ver, comencemos por el principio: yo, mejor que nadie, sé que a Peter Jackson se le fue un poco la olla en cuanto a la adaptación cinematográfica del Hobbit (pasando ya de comernos la cabeza con si podía haber hecho solo dos películas, o incluso una, ya que el “grosor” del libro no da para tanto, o de que se invente personajes y tramas, para hacer más “llamativa” la historia), lo cierto es que, si bien es cierto que se podía haber realizado una buena adaptación mucho más corta y que agradara a todos, como lo hecho, hecho está, solo me voy a centrar en lo que me ha parecido esta última parte de la historia.

Como en las anteriores partes de la misma (El Hobbit. Unviaje Inesperado y El Hobbit. La desolación de Smaug) sigo diciendo que esa elfa está de más, y no porque se la haya inventado completamente, sino porque la actriz que la interpreta (Evangeline Lilly) es la peor elfa de todos los tiempos. No digo que sea mala actriz (no puedo criticarla demasiado, ya que en lo poco que vi de Perdidos, no me parecía mala), pero no es una buena elfa… no sé, no me la llego a creer como elfa (y no solo porque sea un personaje completamente inventado), es simplemente que no le da vida. Recuerdas a Liv Tyler o a Cate Blanchett, y lo siento mucho por Evangeline, pero no le llega ni a la altura de los zapatos.


Por otra parte, lo que es en general el contexto de la historia, tanto la “real” como la “inventada” (entiéndase real como la que fue escrita por JRR Tolkien y la inventada como la creada por Peter Jackson) me ha gustado mucho, aunque claro está, si coges una cosa que pasa en apenas las últimas 160 páginas, y las alargas durante más de 304 minutos (si le sumamos a los 144 de esta película y los 160 de la anterior, que es donde más se habla de Smaug) estas creando una expectación impresionante, cuando en realidad, es algo que en dos patadas te ventilas, y luego te quedas en plan “y ahora como hago para rellenar el resto”.

Sin embargo, en general, la película me ha gustado mucho, como ya he dicho, y no creo que haya sido un desperdicio de mi tiempo, como he oído comentar a algunos por ahí. Eliminando un par de cosas que me molestan, el resto de la cinta me ha parecido realmente magnífica, sin llegar a la altura de ESDLA, claro está, pero muy buena a mi modo de ver. Para muchos que no han sido capaces de leerse un libro de apenas 360 páginas, porque no son de los que disfrutan con la lectura, perder 144 minutos disfrutando de esta última entrega (o 474 minutos, si te pones y ves las tres) no creo que vaya a suponer un gran esfuerzo, ya que, la película es entretenida, con un gran elenco de actores (eliminando en mi opinión únicamente a Evangeline), muy buena fotografía, y unos efectos especiales de lo más espectaculares, y total, sabemos que la historia es buena, porque, quieras o no, la esencia de la misma sigue siendo aquella que Tolkien plasmó en su libro, y como todo el mundo ha de reconocer, JRR Tolkien era un genio.

Espero que aunque tardía, disfrutéis de la reseña, y que aquellos que aún no han disfrutado de la película, le den una oportunidad, porque de verdad que merece la pena, pese a lo que muchos han ido comentando por ahí.


Además, si no quieres estar 474 minutos viendo esta trilogía, existe un fan de la saga, que ha “recortado” las películas, y ha creado una sola película de 4 horas de duración, que según él, es mucho más fiel al libro, y en la que elimina escenas que no aparecen para nada en la historia original (entre ellas a Tauriel) y de la cual os dejo aquí el enlace (única pega, que está en inglés sin subtítulos, pero vamos, como te va poniendo justo los minutos, cada uno se la puede ver en casa, poniendo en su dvd o bluray las partes indicadas XD)

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde, para mi desgracia, me he tenido que despedir definitivamente de la Tierra Media… aunque sé que puedo volver a ella, siempre que quiera…. 

No hay comentarios: