lunes, 9 de marzo de 2015

Embrujadas...

Muy buenas a todos.

Sé que los viernes no estoy demasiado cumplidora con esto de ponerme a actualizar, pero lo cierto es que, aunque el resto de la semana parece que no estoy ocupada, cuando llega el viernes, no tengo ni un momento para sentarme ante el ordenador. Por lo menos, de momento, sigo aquí los lunes, y hoy vengo con un “clásico” de la televisión.

Seguro que todos habéis oído hablar de esta serie. Seguro que más de uno conoce muchísimo más sobre la misma que yo, y seguro que habrá a quién le parecía una serie realmente buena y a quienes les parecía una verdadera aberración, pero como yo me encuentro en mi propia tesitura en la que la amo y la odio, pues aquí os dejo mi reseña sobre una serie que me acompañó en mi más tierna juventud, y de la que he vuelo a disfrutar hace prácticamente nada. La serie en cuestión, no es otra que Embrujadas (Charmed)


Embrujadas es una serie de televisión estadounidense que narra el cambio en la vida de las tres hermanas Halliwell – Prue, Piper y Phoebe – que, tras la muerte de su abuela Penny, descubren el Libro de las Sombras, y se convierten en poderosas brujas (las Embrujadas), cuyo gran propósito es combatir el mal y proteger a los inocentes, tratando siempre de proteger su secreto a pesar de que les impida llevar una vida normal. A partir de la cuarta temporada, se les une Paige Matthews, la hermana menos de las embrujadas, por parte de madre.

Si, lo sé… no es una de las mejores series de la historia, pero que queréis que os diga, a mí me gustaba (y aún me gusta mucho), no solo porque son brujas, que tienen poderes, y eso siempre mola (a quien no le habría gustado nunca mover las manos y poder congelar a alguien o algo), sino porque lo que era la historia en general, los amores y desdichas de las hermanas, me gustaba mucho, y quería saber más de sus vidas.

Sé que los efectos especiales no son una maravilla, ni los diálogos y argumentos, pero todo eso lo compensaban con esa maravillosa casa que poseían, y de la que, estoy más que segura, todos estábamos enamorados, y con ese fantástico Libro de las Sombras, que todos quisimos poder ojear en algún momento de nuestra vida.

A mí la serie me empezó a enganchar realmente en la tercera temporada, con la marcha de Prue de la serie (que queréis que os diga, me parecía que siempre tenía que ser ella la protagonista de todas las historias, (de por sí creo que fue una de las razones por las que la “invitaron” a dejar la serie) y a mí siempre me gustó más Pheobe) y Paige me enamoró desde el primer momento en que apareció en pantalla.


Por otro lado, la última temporada de la serie (la 8ª), me pareció realmente mala: en mi opinión, creo que la 7ª iba a ser la última temporada, con ese genial final, pero por seguir explotando la gallina de los huevos de oro, siguieron a delante con una última temporada, de lo más floja, de la cual solo consigo salvar contados momentos.

Sin embargo he de reconocer que es una de esas series de mí más tierna juventud, que me encanta, como Dawson Crece,  Buffy Cazavampiros o Friends, de las que nunca podré olvidarme, y siempre que me siento nostálgica, vuelvo a ver, y me encantan.


Espero saber que opináis de ella, si os apetece, y saber que os parece a vosotros este “clásico” de la televisión.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde las Embrujadas vivirán para siempre.

No hay comentarios: