lunes, 2 de marzo de 2015

Fangirl...

Muy buenas a todos.

Sé que llevo muchísimo tiempo sin dejarme caer por aquí, pero lo cierto es que el mes de febrero me ha pillado muy liada, sin tiempo de encender el ordenador prácticamente para nada. Sin embargo, de verdad que echo de menos pasarme por aquí y comentaros que me han parecido las últimas cosas vistas y leídas, así que aquí estoy de nuevo para ponerme al día, y tratar de compensaros mi ausencia con buenas reseñas.


Para ello, hoy vengo a hablaros sobre un libro que me ha encantado de una manera que aún no soy del todo capaz de describir, aunque os prometo que lo voy a intentar. Hoy vengo a hablaros sobre Fangirl de Rainbow Rowell.

Cath y Wren son gemelas idénticas, y hasta hace poco lo hacían absolutamente todo juntas. Ahora ha llegado el momento de ir a la universidad y Wren le ha dejado claro a su hermana que no piensa compartir habitación con ella. Para Wren es una oportunidad única de empezar de cero y conocer gente, para Cath no es tan fácil. Es terriblemente tímida y su único mundo es ser fan de Simon Snow, donde ella se siente a gusto, donde siempre sabe exactamente que decir y donde puede escribir un romance mucho más intenso que cualquier cosa que haya experimentado en la vida real. Sin Wren, Carh se siente completamente sola, fuera de su zona de confort. Tiene una compañera de cuarto antipática, siempre acompañada de su atractivo novio, una profesora de escritura que piensa que el fan fiction es el fin del mundo civilizado, un guapo compañero de clase, que solo quiere hablar de sus escritos, y además no puede dejar de preocuparse por su padre, que es amoroso y frágil, y nunca ha estado realmente solo. Ahora Cath tiene que decidir si está dispuesta a abrir su corazón a los nuevos amigos y las nuevas experiencias, y se está dando cuenta de que hay mucho más que aprender sobre el amor de lo que nunca creyó posible.  

Cuando me contaron de qué iba este libro, supe, en el acto, que iba a ser el típico libro que me iba a gustar, y en cuanto comencé a leerlo descubrí que tenía toda la razón del mundo. No solo me gusto, sino que me encantó. Cada uno de los personajes, aparte de parecerme absolutamente reales, me enamoró completamente, de la cabeza a los pies.


Cath, con su manera de ser, tímida y un tanto soñadora, medio me recordó a mí misma (así como su obsesión con Simon Snow, que en mi caso se podría cambiar por Harry Potter). La manera en la que casi no se entera de nada, y como va poco a poco aprendiendo a reaccionar. Wren como tratando de encontrar su propio camino, se evade de la realidad, cambia completamente, y trata de encontrar lo que busca, en el sitio menos indicado. Levi, con su manera de ser sencilla, sus camisas de cuadro, y su pico de viuda, que te enamora nada más entrar en la habitación. Reagan, que al principio parece la peor compañera de cuarto que te puede tocar en la vida, y sin embargo, va haciendo que a cada momento que pasa, le cojas más y más cariño, hasta que crees que jamás podrías vivir sin ella.

Es un libro realmente adictivo. Su trama, de lo más sencilla, te engancha de tal manera que no sabes cuándo parar de leer, y te das cuenta de que “cuándo” es justo cuando terminas de leerlo.


Además de la historia principal, Rowell consigue que te enganches a esos libros ficticios, protagonizados por Simon Snow, y que de verdad deseas que existieran, para poder saber qué es lo que pasa en cada uno de ellos.

Una lectura de los más realista, que te engancha, haciendo que te identifiques con alguno de sus personajes (en mi caso fue Cath desde el primer momento), y que disfrutas de principio a fin, sin que ni en un solo momento te parezca que falta o que sobra algo.


Espero que os entren ganas de leerlo, por lo menos, tantas como a mí me han dado de leer el su otra novela para adultos, Eleanor & Park.


Un saludo enrome desde mí Mundo Mundano, donde prometo que volveré a mi ritmo en breve, y espero no volverme a marchar en mucho, mucho tiempo… 

No hay comentarios: