lunes, 8 de diciembre de 2014

No culpes al karma de lo que te pasa por gilopollas...

Muy buenas a todos, y bienvenidos una semana más a esta casa de locos.

Hoy vengo dispuesta a haceros reír… o por lo menos a que os entren unas ganas locas de leer un librito que estoy más que segura de que os hará reír, porque a mí me hizo partirme de la risa y casi devorar el libro en pocos días, porque era una lectura tan adictiva que no podrás dejarla ni un solo momento hasta que llegues al final de la misma. Hoy vengo a hablaros sobre No culpes al karma de lo que te pasa por gilopollas, de Laura Norton.

"Si estás leyendo estas líneas es que te ha llamado la atención el título. ¿Te gustaría decírselo a alguien? ¿Series capaz de decírtelo a ti mismo? Y lo más importante… ¿te gustaría mantener durante un buen rato la sonrisa que se te ha quedado en la cara? Pues esta es tu novela.
Te podríamos contar con más o menos gracia de que va la cosa, para que te hicieras una idea: que si la protagonista, Sara, es muy maja, que si tiene un trabajo interesante (es plumista, ¿a que nunca lo habías oído?), que si es un pelín obsesiva y alérgica a los sobresaltos…
Por supuesto, la vida se le complica y se encuentra con que su piso se convierte en una especia de camarote de los hermanos Marx cuando en la misma semana se meten a vivir con ella su padre deprimido, su hermana rebelde y su excéntrico prometido y, sobre todo, el novio al que lleva mucho tiempo sin ver…"

Pero mejor no te lo contamos porque te gustaré leerlo. Lo único que necesitas saber es que, desde el título, te garantizamos unas cuantas horas de descacharrante diversión como hacía tiempo que no disfrutabas.


¿Y sabéis que? Que esta sinopsis tenía toda la razón. Si ya me había reído con el título de esta novela, cuando comencé a leerla, me enganchó completamente, y a medida que las páginas iban pasando a una velocidad inmensamente rápida, porque en vez de leerlas, parecía que estaba devorándolas, la cosa mejoraba más y más, y estaba completamente enganchada a la historia y a su protagonista, y me reía con cada una de las situaciones que le pasaban a la pobre, así como con sus pensamientos, y es que, aunque no he vivido la misma situación que ella (porque para vivir las cosas que le pasan a la pobre Sara, tendrías que tener una vida llena de “momentos raros, raros, raros”, me sentía completamente identificada, y estoy segura de que si yo fuera como ella, y me pasara lo que le pasa, actuaría exactamente igual.

Porque, como dice muy claramente el título de la novela, no podemos culpar al karma de las cosas que nos pasan a diario por ser gilopollas. Porque en muchas ocasiones queremos culpar a cualquier otra cosa, en vez de a nosotros mismos de las cosas que nos pasan, cuando en realidad deberíamos pararnos a pensar las cosas y darnos cuenta de que cuando las cosas nos salen mal, la culpa, por lo general, es solamente nuestra.

Este libro es realmente una delicia, no solo porque te ríes de lo lindo con él, sino porque te hace reflexionar sobre muchas cosas, unas reflexiones divertidas, pero reflexiones al fin y al cabo.

Cada uno de los protagonistas están perfectamente construidos, y son realistas a más no poder, haciendo que sientas compasión, cariño, odio, amor y empatía por cada uno de ellos, de manera que, cuando terminas de leer el libro, ya los sientes a todos como parte importante de tu vida, y permanecen a tu lado mucho después de haber terminado de leerlo.

Espero que con todo esto, os entren las mismas ganas locas que me entraron a mí de leerlo, y corráis a haceros con un ejemplar ya mismo, porque como os he dicho, merece mucho la pena.


Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde agradezco cada día este tipo de historias que me sacan una sonrisa desde el título hasta la última página.

2 comentarios:

Victalian Granger dijo...

¡Hola! Pues la verdad es que el libro pinta muy bien! Nunca viene mal reírse! jejeje. Había visto el libro en las librerías pero nunca me había llamado mucho la atención pero ahora que he leído un poco más de él sí que me apetece leerlo. ¡Gracias por la reseña! ^_^

Amixam dijo...

Me alegro mucho que te hayan entrado ganas de leerlo, porque de verdad que merece la pena. Es absolutamente genial. Te ríes muchísimo, y además, la historia en si es de lo más interesante.
Muchas gracias por el comentario Victalian, y por hacerte seguidora del blog...
Espero seguir viéndote por aquí.
Un beso enorme