viernes, 5 de diciembre de 2014

Divergente...

Muy buenas todos. Otro viernes por aquí para recomendaros algo que hacer en este fin de semana largo (para la mayoría, porque yo tengo que trabajar todos los días), y es por ello que hoy os vengo con una película de la que podéis disfrutar en casa, tranquilamente, en el sillón, envueltos en una mantita, y con un gran bol de cotufas (palomitas para todos los que no son de Tenerife). La peli de la que os vengo a hablar no es otra que Divergente, primer parte de la trilogía de libros de Veronica Roth.

Divergente cuenta la historia de Beatrice Prior, una chica de 16 años, que vive en una sociedad que, tras sufrir algún tipo de desastre, ha decidido agrupar a las personas en cinco facciones que tratan de erradicar los males que les llevaros a la guerra: Cordialidad, Erudición, Verdad, Abnegación y Osadía. A los dieciséis años, los chicos deben hacer una prueba que determinará a cuál de las cinco facciones pertenecen. La difícil elección que tendrá que hacer Beatrice, marca el inicio una historia en la que no se tiene únicamente que enfrentar a las duras y difíciles pruebas de iniciación de la facción elegida, sino que tendrá que hacer frente a ella misma, y descubrir que es ser una Divergente, sin ser descubierta.

Lo cierto es que, aunque he leído muchas críticas sobre esta trilogía, en realidad no le había prestado demasiada atención hasta este momento. Yo soy más de fantástica, y lo cierto es que el resto de géneros necesitan llamar mi atención de manera muy llamativa como para que termine prestándoles atención (como me pasó con Los Juegos del Hambre, que necesité que mis amigas me insistieran mucho, y me prestaran el primer tomo, para que me enganchara a él como una condenada). 


Divergente, como adivinaréis no llegó a captar mi atención en un principio, y cuando se estrenó la película pensé “a ver si la veo”, pero tampoco es que fuera algo que me llamara demasiado… hasta que tuve vacaciones, y entonces, decidí que ya que tenía tiempo, podía echarle un vistazo…


Mi sorpresa llego cuando no solo descubrí que la película era muy buena, tanto la historia como los actores elegidos (aunque no puedo decir que se parezcan a los de las novelas, porque aún no me las he leído), sí que puedo decir que son personajes a los que te puedes creer (y son buenos actores, más de lo que se puede llegar a decir de algunos elegidos para interpretar a algún que otro personaje de la literatura, que deja mucho que desear… y no quiero citar a nadie en particular), y que en general, la trama me ha llamado mucho la atención.

Es cierto que, mucha de la gente que se ha leído los libros, al escuchar que a mí me había gustado la película, me han dicho que esta es muy mala, en comparación con los libros, y que debería prestarle toda mi atención a estos, y nos a la adaptación cinematográfica, porque no está a la altura de estos, y lo cierto es que, aunque han conseguido que me entren unas ganas locas de leer los libros, creo que la película es buena, y que a todos aquellos a los que no les gusta la lectura, tienen la oportunidad de disfrutar de una magnífica historia como esta, gracias a la adaptación cinematográfica.

Y como últimamente no hago sino volver a Downton Abbey cada dos por tres, no podía dejar de mencionar que Theo James, actor que interpreta al fantástico Cuatro en la misma, hizo mis delicias en uno de los capítulos que más me gustó de Downton, haciendo de diplomático turco.

Creo que la película está muy bien, y aunque en esta ocasión lo he hecho al revés (primero he visto la adaptación, y ahora espero poder leer los libros), opino igualmente que la película es muy buena, y es por ello que os la recomiendo encarecidamente.



Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero volver a recuperar la normalidad poco a poco.  

No hay comentarios: