viernes, 22 de agosto de 2014

Firefly y Serenity...

Muy buenas a todos. Espero que estéis la mar de preparados para un fantástico fin de semana… porque yo, sea como sea, voy a tener un fantástico fin de semana…. lo tengo más que decidido… y creo que, lo mejor para empezarlo con buen pie, es hacer una fantástica reseña (y si, sé que he repetido “fantástica” tres veces, pero es que tengo muchas ganas de que llegue el fin de semana)


Para empezar con buen pie el finde, como ya he dicho, lo mejor es una buena reseña, así que hoy os traigo una doble, con un poco de serie y un poco de cine, ya que hoy vengo a hablaros sobre la serie Firefy y su secuela, o final, en película, Serenity.

Firefly es una serie que se desarrolla en el 2517, tras la llegada de los humanos a un nuevo sistema estelar, y en ella se cuentan las aventuras de la tripulación de renegados de la Serenity, una nave espacial clase Firefly. En dicha nave viajan nueve personas, que nos van a ir mostrando su vida, desde los que lucharon en el bando perdedor de una guerra mundial, en donde las dos únicas superpotencias supervivientes son los Estados Unidos y China, que se unieron para formar el gobierno federal central, llamado la Alianza, hasta aquellos que huyen de la alianza por otros motivos más oscuros.  

La serie, como todas las series a las que me engancho últimamente, no tiene sino una temporada, y nunca se llegó a emitir en España, por lo que solo existe la posibilidad de verla en inglés con subtítulos o en latinoamericano  (yo opté por lo de verla en inglés), sin embargo, pese a este, pequeño inconveniente (sobre todo para aquellos que no están acostumbrados a leer subtítulos), la serie en sí misma es una joya de la ciencia ficción, donde se mesclan tres cosas que me encantan: el espacio, el lejano oeste y la cultura china. ¡Es genial ver a vaqueros del espacio, soltando tacos en chino!

Pese a que fuera cancelada tras la primera temporada, en el mundo friki fue muy querida, y por ello, la historia siguió adelante en forma de comic (que aún no he leído, pero que tengo pendientes) y posteriormente, en una película llamada Serenity, que puede que sea más conocida, porque esta sí que llegó a España, y se puede conseguir en cualquier sitio en perfecto español.


En la película, ha pasado ya un tiempo, y la tripulación de la Serenity se ha dispersado un poco, aunque el Capitán Mal, y su “banda de forajidos” siguen a delante con su “tocata y fuga”, hasta que, de repente, aparece un nuevo buscador, que trata de encontrar a la enigmática y extraña River y a su hermano, el doctor Simon, para ponerlos ante la justicia.

La serie y la película, han causado un gran impacto en mí, y me han dado la oportunidad de ver un lado un poco más serio (aunque no demasiado) de Nathan Fillion (conocido más como Castle), en el que interpreta al fantástico Capitán Malcolm Reynolds, así como otro actor que me tiene fascinada desde hace bastante tiempo, Alan Tudyk, en el papel más maravilloso de todos (lo siento mucho Nathan, pero es que Alan me ha ganado el corazón) del siempre optimista piloto de la Serenity.


Creo que la serie merece mucho la pena, al igual que la película, y siento lástima de que la cancelaran, porque de verdad creo que, tenía un gran potencial, pese a todo.

Lo único que podemos sacar de bueno del hecho de que “ya no esté entre nosotros”, son las mil bromas que ha sacado Nathan Fillion al respecto de la cancelación de una serie tan genial, como son su “giño” en Percy Jackson y el mar de los monstruos (de la cual hablaré en próximas entregas), sobre como todas las “mejores series, son canceladas en la primera temporada”, o su magnífico traje de “vaquero espacial” en uno de los capítulos de las primeras temporadas de Castle, entre otros muchos... 


Bueno, espero que, con este modesta reseña de una serie tan magnífica, os entre el gusanillo, y le deis una oportunidad, igual que hice yo (de lo cual no me arrepiento), y ya si eso, me comentáis que os ha parecido la experiencia.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espera que el calorcillo, aguante por lo menos hasta el sábado…   

No hay comentarios: