lunes, 14 de abril de 2014

Canción de hielo y fuego III. Tormenta de espadas...

Muy buenas a todos. Bienvenidos a la semana más corta del mes. Esta semana tendremos un poco de tiempo de descanso, gracias a esos dos días libres que tendremos a final de semana.

Sin embargo, y antes de que lleguen esos ansiados días de relax, volvemos a estar a lunes, y vuelve a ser el momento de ponerme ante el ordenador a escribir una nueva reseña. Hoy volvemos al mundo de los libros, y para ello, nos vestimos de gala, porque así lo merece esta magnífica saga y para ponernos a la altura de estos magníficos libros, respiramos hondo, y nos metemos en faena con la banda sonora de la serie de televisión que se basa en estos mágicos libros. Estoy hablando de Canción de Hielo y Fuego III. Tormenta de espadas.


 Cuando empecé a leerme estos libros, no esperaba, para nada, que fueran capaces de engancharme como lo han hecho. Cada vez que me paro a escribiros sobre estos libros, me doy cuenta de que me tienen completamente absorta y enganchada de una manera que solo ha conseguido hacer HP.


En Tormenta de Espadas va a ocurrir un suceso que lo cambiará todo. Algo que llevará a cada uno de los personajes a actuar de una manera que estoy segura que traerá muchísimas consecuencias. Estamos junto en el ecuador de la saga, y es aquí donde se van a decidir los caminos de nuestros protagonistas, tanto de los héroes como de los villanos.

Canción de hielo y fuego nos ha ido mostrando a los personajes que tanto amamos y a los que tanto odiamos, y ahora, en Tormenta de Espadas, nos damos cuenta de que no todos son lo que parecen (aunque muchos sí que han sido eso que han mostrado desde el principio), y que poco a poco, nos vamos a ir encariñando de personajes que no pensábamos que nos gustasen.

George R.R. Martin consigue que, hasta esos personajes malos, esos a los que odiaste nada más leer su nombre, se metan en tu mente, y permanezcan allí hasta cuando ya no están… y siempre encuentra alguien a quien puedas odiar aun más, para que así, ya no eches de menos a nadie, sino que pienses cuando va a ocurrir la próxima muerte.


Creo que Martin a creado un mundo perfecto, dentro de lo imperfecto, y no es solo una manera de engancharte completamente a la historia, sino que hace que la profundices de tal manera, que se te mente la historia dentro, y te hace pensar que Canción de hielo y fuego es un mundo magnífico, y que bien merece la pena pasar tus horas leyendo esta historia.

Un saludo desde mí Mundo Mundano, donde espero que todos los que aun no disfrutáis de esta maravilla, os pongáis a leerla ya mismo, como locos. 

No hay comentarios: