lunes, 30 de abril de 2012

El dorama de Ouran Host Club...


Muy buenas tardes a todos. Espero que disfrutéis de esta semana un tanto atípica, con festivos de por medio y días sin clase y/o trabajo…  yo lo estoy intentando, y entre apunte y apunte, aprovecho los ratitos para leer cosas divertidas (y no solo tochos de apuntes sin sentido alguno) y verme algún que otro capítulo de una serie, un dorama, o incluso, alguna que otra película molona.

Precisamente por el tema de la semana de medio descanso, hoy os traigo una reseña del dorama de Ouran Host Club, serie de la que ya os hable, en su versión de anime, y que por tanto me ahorro ahora la parte de tratar de que va, para centrarme únicamente en que me pareció esta nueva adaptación al dorama.


Este dorama, al contrario de la inmensa mayoría de los que os hablo, es japonés, y no coreano, por lo que son únicamente 11 capítulos (no sé porque, los japoneses siempre hacen poquitos capítulos de sus doramas), por lo que es inmensamente rápida de ver, ya que, gracias a esto y sumado a que es muy graciosa y adictiva, se ven en un momento.

Este cuenta con un reparto la mar de genial, porque desde el primero al último, han sabido captar la esencia misma de los personajes, y aunque cuando uno comienza a verla, y ve a Yamoto Yusuke en el papel de Tamaki, se queda un poco descolocado, por eso de que Yamoto (y lo siento mucho por las fans) no es el príncipe guapísimo que uno se imagina que es Tamaki. Sin embargo, nada más darle una oportunidad descubrimos que, aunque físicamente no es muy fiel a su homónimo de dibujo, si que actúa exactamente de la misma manera, y no solo contento con eso, es capaz de llamar a Haruhi con las misma vehemencia que lo hace el Tamaki del anime.

Yo y los mayordomos... creo que tengo un serio problema XD

En cuanto al resto de personajes, nada tengo que objetar de ellos, porque todos y cada uno de ellos, me recuerda de tal manera a los personajes que ya conocía cuando vi el anime, que me pareció estar viéndolos verdaderamente en vivo y en directo.

La serie, además, cuenta con un montón de elementos que hacen que las risas estén aseguradas, desde las palabras que aparecen para aplastar a Tamaki, hasta la oscuridad que envuelve cualquier lugar en el que se encuentre Nekozawa o las excentricidades de Renge.

Como ya dije en su momento, esta es una serie que merece mucho la pena, y aunque, al igual que ocurre con el anime, se queda a mitad de la historia y deba ser completada con el manga, merece mucho la pena por las risas y el buen  rato que nos hace pasar.

Buenos, espero que os entren ganas de darle un oportunidad al dorama, si es  que aun no se lo habéis dado al anime, y que si se lo habéis dado, y os gustó la experiencia, ahora aprovechéis para reíros aun más con esta nueva adaptación de la historia.

PD: No tiene desperdicio el conocer al padre de Haruhi en carne y hueso (todos los que habéis visto/leído la historia, sabréis a que viene esto)

Un beso enorme desde mi Mundo Mundano, con un té y un buen trozo de tarta, como en cualquier buen Host Club que se precie. 

2 comentarios:

Elwen dijo...

De momento me quedo con el anime que me encantó. Ufff es que estas capturas echan por tierra lo guapetes que son en los dibujos y me mata completamente xD

Amixam dijo...

Elwne, dale una oportunidad... es verdad que no van a ser tan guapos como los dibujos (lo cual es extraño decirlo XD), pero si que es cierto que por lo menos Kyouya, merece la pena echarle un ojito al chico...jajajaja...

Un beso enorme guapísma

PD: Luego te quejas de que mi cuando me pongo a comentarte las entradas todas de seguido... pero tu eres igualita XD

"Una vuela de tuerca..."

Muy buenas a todos: Llevo ya dos años sin escribir, lo sé. Y es más que probable que ya nadie entre en esta página, porque después de...