lunes, 4 de febrero de 2013

Los Miserables...


Muy buenas tardes a todos. Hoy vengo con una reseña maravillosa, y es que, que se puede decir cuando una acude al cine y descubre, por fin, que lo que había estado escuchando por todos lados no es solo verdad, sino que es aun mejor. Hoy vengo a hablaros sobre la película de Los Miserables.


Antes que nada, una recomendación: abstenerse de ir todo aquellos a los que no les gusten los musicales, y cuando digo musicales, me refiero a musicales de los de verdad, de esos en los que desde el minuto uno al minuto 145 están todos, y cada uno de sus personajes cantando, y cuentas solo una 20 palabras habladas en toda la película. Lo digo, porque quiero ahorrarle el trago de odiarla o de ir y tener que pasarte toda la película dándole besos y pidiéndole perdón a la pareja (como les pasó a la pareja que se sentaba delante de mí en el cine XD)

Ahora bien, en cuanto a la razón por la que creo que a todo aquel al que le gusten los musicales debería ir, es muy simple: es, simplemente MAGNÍFICA.

Todos y cada uno de sus elementos merecen la pena: desde los actores, pasando por las canciones, los escenarios, la fotografía, y lo vestimenta (que por cierto, está realizada por un chico de Lanzarote, así que ¡olé por los canarios que, poquito a poco, conquistaremos el mundo! XD), y todo ello, en su conjunto, hacen de la historia una gran película.

No puedo compararla ni con el musical, porque no lo he visto, ni con el libro, porque no lo he leído, peor si que os puedo decir es que, después de disfrutar de ella, que si, ambas cosas son, la mitad de buenas, merecen no solo mucho la pena, sino muchísimo.

Una de las cosas que más me han gustado de la película ha sido el hecho de que las canciones están grabadas con sonido directo, durante el rodaje de las escenas, y eso le confiere a la historia un realismo y unas formas que estoy segura que no habría llegado a alcanzar si se hubiesen utilizado las técnicas habituales a la hora de rodar musicales.

Entre una de las cosas que no quería dejar de comentar es el papelazo que se pega Hugh Jackman, y es que se nota que está acostumbrado a cantar y además lo hace perfectamente bien. Es verdad que todos han sido increíbles, y Russell Crowe lo hace genial también, pero es que Hugh Jackman se lo come completamente. Por otro lado, he de decir que me ha encantado la actriz Samantha Barks, a la que no conocía, y la cual me ha dejado completamente maravillada y encantada.

Bueno, creo que esta reseña habla por sí sola, y no necesito daros más argumentos a aquellos que aun no la han visto, para que le hagan un hueco en su agenda. Espero que la disfrutéis, y para los que ya la han visto, espero que la disfrutarais tanto como yo, que es decir mucho.

Un saludo enorme desde mí Mundo Mundano, deseando poder disfrutar de otra obra maestra de este calibre.  

6 comentarios:

Dianna M.Marques dijo...

A mi también me encantó Samantha, tiene una voz alucinante!!!

Un besote!

Amixam dijo...

Pues si Dianna, eso precisamente fue lo que más me gustó de ella.

Un besazo

Lana Drown dijo...

Cuanto me enteré que casi el 100 % de la película era cantada, me alegré de no ir, jajaja. No me gustan los musicales, a no ser que sea de canciones que ya conozco. Tengo una amiga que se tiró de los pelos y como iba con su madre no se podía ir a la mitad de la película, jajaja. Es probable que a mí me pasara lo mismo... Me da pena porque todo el mundo coincide en el papelón de los actores, pero tanta música, a mí, no me convence...

Amixam dijo...

Pues no niña, si no te gustan los musicales mejor que no le veas, porque no la vas a disfrutar en absoluto.

Besitos mi niña

manipulador de alimentos dijo...

Gran puesta en escena y decoración y medios y también buenas canciones para que todo en 'Los Miserables' acabe sonando huero, vacío, hueco.... Una lástima. Un saludo!

Amixam dijo...

Manipulador de alimentos, a mi no me pareció que terminara sonando hueco, pero bueno, como siempre digo, para gustos, colores.

Muchas gracias por pasarte por aquí y por comentar... espero volver a verte pronto